Cinturón de fuego del Pacífico

En este planeta hay zonas donde el peligro abunda más que en otras y, por ello, dichas zonas reciben nombres más llamativos que puedes pensar que se refiere a algo más peligroso. En este caso vamos a hablar del cinturón de fuego del Pacífico. Hay quien lo conoce como el anillo de fuego del Pacífico y otros como cinturón circumpacífico. Estos nombres se refiere todos a una zona que rodea este océano y donde se registra tanto una actividad sísmica como volcánica muy alta. En este artículo vamos a contaros qué es el cinturón de fuego del Pacífico, qué características posee y su importancia de cara a los estudios y el conocimiento del planeta. Qué es el cinturón de fuego del Pacífico En esta zona con forma de herradura y no de círculo, se registran grandes cantidades de actividad tanto sísmica como volcánica. Esto hace que dicha zona sea más peligrosa por los desastres que se pueden llegar a provocar. Este cinturón se extiende por más de 40.000 kilómetros desde Nueva Zelanda hasta toda la zona de la costa oeste de Sudamérica. Atraviesa también toda la zona de las costas el este de Asia y Alaska y pasa por el noreste de Norteamérica y Centroamérica.  Tal y como se menciona en la tectónica de placas (enlace), este cinturón marca los bordes que existen en la placa del Pacífico junto con otras placas tectónicas de menor tamaño que forman lo que se llama la corteza terrestre (enlace). Al ser una zona con una altísima actividad tanto sísmica como volcánica está catalogada como peligrosa. ¿Cómo se formó? El cinturón de fuego del Pacífico se formó a causa del movimiento de las placas tectónicas. Las placas no están fijas, sino que están en continuo movimiento. Esto se debe a causa de las corrientes de convección que existen en el manto terrestre. La diferencia que hay en la densidad de materiales hace que éstos se desplacen y desemboquen en un movimiento de las placas tectónicas. De esta forma, se consigue un desplazamiento de unos cuantos centímetros al año. No lo notamos a escala humana, pero sí que se nota si evaluamos el tiempo geológico (enlace). Con el paso de los millones de años, el movimiento de estas placas han ido desencadenando la formación del cinturón de fuego del Pacífico. Las placas tectónicas no están totalmente unidas entre sí, sino que hay hueco entre ellas. Suelen tener un espesor de unos 80 km y se mueven por las mencionadas corrientes de convección del manto.  Conforme estas placas se van moviendo, tienden tanto a separarse como chocarse entre sí. Dependiendo de la densidad de cada una de ellas, también una se puede hundir sobre la otra. Por ejemplo, las placas oceánicas tienen una densidad mayor que las continentales. Por ello, son las que, cuando ambas placas colisionan, subducen frente a la otra. Este movimiento y colisión de placas produce una intensa actividad geológica en los bordes de las placas. Por ello, estas zonas son consideradas como particularmente activas.  Los límites de placas nos encontramos con: •	Límites convergentes. En esto límites son donde las placas tectónicas chocan entre sí. Esto puede provocar que una placa que sea más pesada choque sobre otra más ligera. De esta forma, se crea lo que se conoce como zona de subducción. Una placa subduce sobre la otra. En estas zonas donde ocurre esto, existe una gran cantidad volcánica debido a que esta subducción hace que el magma ascienda a través de la corteza. Evidentemente, esto no transcurre en un momento. Es un proceso que conlleva miles de millones de años. De esta forma es como se han ido formando los arcos volcánicos.  •	Límites divergentes. Son aquellos totalmente contrarios a los convergentes. En estos las placas se encuentra en estado de separación. Cada año se van separando un poco más, creando nueva superficie oceánica. •	Límites de transformación. En estos límites las placas ni se separan ni se juntan, tan sólo de deslizan de manera paralela u horizontal.  •	Puntos calientes. Son las regiones donde el manto terrestre que está situado justo debajo de la placa tiene más temperatura que otras zonas. En estos casos, el magma caliente es capaz de ascender hacia la superficie y producir volcanes más activos. Los límites de las placas son consideradas aquellas zonas donde se concentran tanto la actividad geológica como la volcánica. Por ello, es normal que el cinturón de fuego del Pacífico se concentren tantos volcanes y terremotos. El problema es cuando un terremoto tiene lugar en el mar y da lugar a un maremoto con el correspondiente tsunami. En estos casos, el peligro aumenta a tal punto que puede causar desastres como el de Fukushima en 2011. Actividad del cinturón de fuego del Pacífico Como habréis podido notar, los volcanes no están distribuidos de una forma uniforme por todo el planeta. Todo lo contrario. Forman parte de una zona donde la actividad geológica es mayor. De no existir esta actividad, no existirían los volcanes. Los terremotos son causados por la acumulación y liberación de la energía que hay entre las placas. Estos terremotos son más comunes en los países donde tenemos situados a lo largo de la zona del cinturón de fuego del Pacífico. Y es que este anillo de fuego concentra el 75% de todos los volcanes que están activos de todo el planeta. También se producen el 90% de los terremotos. Se encuentran en él numerosas islas y archipiélagos en conjunto y diferentes volcanes  que tienen erupciones violentas y explosivas. También son comunes los arcos volcánicos. Son cadenas de volcanes que se encuentran encima de las placas de subducción.  Este hecho hace que muchas personas en todo el mundo tenga fascinación y a la vez miedo por este cinturón de fuego. Esto es debido a que la fuerza con la que actúan es tremenda y puede desatar verdaderos desastres naturales. Como pueden ver, la naturaleza es algo que no deja de sorprendernos y son muchos los eventos volcánicos y geológicos que hay en el cinturón de fuego del Pacífico.

En este planeta hay zonas donde el peligro abunda más que en otras y, por ello, dichas zonas reciben nombres más llamativos que puedes pensar que se refiere a algo más peligroso. En este caso vamos a hablar del cinturón de fuego del Pacífico. Hay quien lo conoce como el anillo de fuego del Pacífico y otros como cinturón circumpacífico. Estos nombres se refiere todos a una zona que rodea este océano y donde se registra tanto una actividad sísmica como volcánica muy alta.

En este artículo vamos a contaros qué es el cinturón de fuego del Pacífico, qué características posee y su importancia de cara a los estudios y el conocimiento del planeta.

Qué es el cinturón de fuego del Pacífico

Zona activa sismicamente

En esta zona con forma de herradura y no de círculo, se registran grandes cantidades de actividad tanto sísmica como volcánica. Esto hace que dicha zona sea más peligrosa por los desastres que se pueden llegar a provocar. Este cinturón se extiende por más de 40.000 kilómetros desde Nueva Zelanda hasta toda la zona de la costa oeste de Sudamérica. Atraviesa también toda la zona de las costas el este de Asia y Alaska y pasa por el noreste de Norteamérica y Centroamérica.

Tal y como se menciona en la tectónica de placas, este cinturón marca los bordes que existen en la placa del Pacífico junto con otras placas tectónicas de menor tamaño que forman lo que se llama la corteza terrestre. Al ser una zona con una altísima actividad tanto sísmica como volcánica está catalogada como peligrosa.

¿Cómo se formó?

Cinturón de fuego del pacífico

El cinturón de fuego del Pacífico se formó a causa del movimiento de las placas tectónicas. Las placas no están fijas, sino que están en continuo movimiento. Esto se debe a causa de las corrientes de convección que existen en el manto terrestre. La diferencia que hay en la densidad de materiales hace que éstos se desplacen y desemboquen en un movimiento de las placas tectónicas. De esta forma, se consigue un desplazamiento de unos cuantos centímetros al año. No lo notamos a escala humana, pero sí que se nota si evaluamos el tiempo geológico.

Con el paso de los millones de años, el movimiento de estas placas han ido desencadenando la formación del cinturón de fuego del Pacífico. Las placas tectónicas no están totalmente unidas entre sí, sino que hay hueco entre ellas. Suelen tener un espesor de unos 80 km y se mueven por las mencionadas corrientes de convección del manto.

Conforme estas placas se van moviendo, tienden tanto a separarse como chocarse entre sí. Dependiendo de la densidad de cada una de ellas, también una se puede hundir sobre la otra. Por ejemplo, las placas oceánicas tienen una densidad mayor que las continentales. Por ello, son las que, cuando ambas placas colisionan, subducen frente a la otra. Este movimiento y colisión de placas produce una intensa actividad geológica en los bordes de las placas. Por ello, estas zonas son consideradas como particularmente activas.

Los límites de placas nos encontramos con:

  • Límites convergentes. En esto límites son donde las placas tectónicas chocan entre sí. Esto puede provocar que una placa que sea más pesada choque sobre otra más ligera. De esta forma, se crea lo que se conoce como zona de subducción. Una placa subduce sobre la otra. En estas zonas donde ocurre esto, existe una gran cantidad volcánica debido a que esta subducción hace que el magma ascienda a través de la corteza. Evidentemente, esto no transcurre en un momento. Es un proceso que conlleva miles de millones de años. De esta forma es como se han ido formando los arcos volcánicos.
  • Límites divergentes. Son aquellos totalmente contrarios a los convergentes. En estos las placas se encuentra en estado de separación. Cada año se van separando un poco más, creando nueva superficie oceánica.
  • Límites de transformación. En estos límites las placas ni se separan ni se juntan, tan sólo de deslizan de manera paralela u horizontal.
  • Puntos calientes. Son las regiones donde el manto terrestre que está situado justo debajo de la placa tiene más temperatura que otras zonas. En estos casos, el magma caliente es capaz de ascender hacia la superficie y producir volcanes más activos.

Los límites de las placas son consideradas aquellas zonas donde se concentran tanto la actividad geológica como la volcánica. Por ello, es normal que el cinturón de fuego del Pacífico se concentren tantos volcanes y terremotos. El problema es cuando un terremoto tiene lugar en el mar y da lugar a un maremoto con el correspondiente tsunami. En estos casos, el peligro aumenta a tal punto que puede causar desastres como el de Fukushima en 2011.

Actividad del cinturón de fuego del Pacífico

Actividad volcánica

Como habréis podido notar, los volcanes no están distribuidos de una forma uniforme por todo el planeta. Todo lo contrario. Forman parte de una zona donde la actividad geológica es mayor. De no existir esta actividad, no existirían los volcanes. Los terremotos son causados por la acumulación y liberación de la energía que hay entre las placas. Estos terremotos son más comunes en los países donde tenemos situados a lo largo de la zona del cinturón de fuego del Pacífico.

Y es que este anillo de fuego concentra el 75% de todos los volcanes que están activos de todo el planeta. También se producen el 90% de los terremotos. Se encuentran en él numerosas islas y archipiélagos en conjunto y diferentes volcanes  que tienen erupciones violentas y explosivas. También son comunes los arcos volcánicos. Son cadenas de volcanes que se encuentran encima de las placas de subducción.

Este hecho hace que muchas personas en todo el mundo tenga fascinación y a la vez miedo por este cinturón de fuego. Esto es debido a que la fuerza con la que actúan es tremenda y puede desatar verdaderos desastres naturales.

Como pueden ver, la naturaleza es algo que no deja de sorprendernos y son muchos los eventos volcánicos y geológicos que hay en el cinturón de fuego del Pacífico.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas