Qué es y cómo se forma la ciclogénesis explosiva

Durante varios inviernos hemos sufrido borrascas muy violentas que han producido graves daños en nuestro país. Los meteorólogos anunciaban este tipo de tormentas como una ciclogénesis explosiva. Sin embargo, ¿conocemos lo que es una ciclogénesis? ¿De qué depende que sea “explosiva”?

En este artículo podrás aprender todo sobre la ciclogénesis. Solo tienes que seguir leyendo 🙂

¿Qué es la ciclogénesis explosiva?

Para entender este concepto, primero tenemos que conocer lo que son los ciclones. Se trata de zonas de bajas presiones donde el viento gira en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio norte. Casi todas las borrascas o depresiones sufren de alguna forma una ciclogénesis durante su formación y desarrollo. En sus estados iniciales se forman por una estructura de onda con los sistemas de frente tanto frío, como cálidos y ocluidos. El valor mínimo de presión atmosférica va bajando durante su primera parte del ciclo de vida.

Básicamente la ciclogénesis explosiva es la formación de un ciclón de forma muy rápida e intensa. Es decir, una bajada de presión en superficie en un corto espacio de tiempo. Esto se convierte en una borrasca muy violenta en cuestión de horas. El término general usado para estas depresiones que se profundizan muy rápidamente es de “bomba” meteorológica.

En las ciclogénesis explosiva la presión atmosférica disminuye unos 24 mb más o menos. Suele suceder a latitudes de entre 55 y 60 grados. Esto se debe a que los procesos de ciclogénesis están influenciados por la rotación de la Tierra. Con más frecuencia suceden en el océano Atlántico y el Pacífico.

¿Cómo se forma?

La explicación de la formación de una ciclogénesis de tal tamaño no es fácil de responder. Depende de la latitud. Para que se produzca una bomba de este calibre deben coexistir de forma oportuna y sincronizada una borrasca que interaccione positivamente con otra de niveles más altos. Deben estar a una distancia suficiente para que entre ambas haya una profundización o amplificación para el sistema de depresiones en un corto tiempo.

Muchas personas suelen confundir una ciclogénesis explosiva con un huracán o tifón. No tienen nada que ver. Las ciclogénesis solo se dan latitudes medias y no como los ciclones tropicales. Aunque tiene nombre perfecto para una película no es una tormenta perfecta como se suele decir.

En España se han dado en varias ocasiones aunque es más raro en nuestras latitudes. Se le podría llamar borrasca profunda para su rápido entendimiento, puesto que sus vientos son muy intensos y las rachas casi huracanadas. El temporal en el mar es más grave que en un borrasca común, por lo que suele provocar consecuencias desastrosas. Se le añade el término explosivo ya que lleva implícito que es muy profunda.

Generalidades y predicción

Existen algunas diferencias entre las borrascas que sufren algún proceso de profundización e intensificación a este fenómeno. Esto se debe a que dicha intensificación es paulatina y no tan rápida. En la ciclogénesis explosiva la dinámica de los procesos que la forman está muy acelerada y virulenta. Tanto, que es algo extrarodinario para la meteorología y sus efectos en superficie.

Meteorológicamente hablando, es necesario llamaras de otra forma ya que tanto su proceso de formación como sus consecuencias son distintas. Son categorizadas de esta forma para alertar y llamar la atención de las perturbaciones ciclónicas extremadamente adversas y con características especiales.

Por lo tanto una borrasca explosiva es un subconjunto de las borrascas muy profundas, pero no al revés. Debido a que este fenómeno tarda solo horas en producirse, es muy difícil de predecirse. No existen condiciones previas para que uno sepa con antelación la formación de este fenómeno.

Por lo general, las ciclogénesis explosivas se forman en las zonas marítimas en las que no se pueden obtener muchos datos. No todos los modelos puede reflejar bien las condiciones. Si se parte de un análisis inicial que sea erróneo o defectuoso, es imposible predecir este fenómeno. Además, se tienen que usar modelos numéricos que tengan una resolución espacial adecuada. Esto es, que tenga la suficiente apertura como para trabajar a gran escala y a la vez regional para que se puedan reproducir los fenómenos a pequeña escala.

Los modelos operativos capaces de reproducir con antelación la ciclogénesis son muy escasos. Una vez que se progresa el proceso explosivo, casi todos los modelos lo reflejan.

Algunos fenómenos semejantes

Existen fenómenos meteorológicos semejantes a la ciclogénesis explosiva. Uno de ellos fue el caso de Gordon en el año 2006. Fueron vientos fortísimos que azotaron Galicia y Delta. Sin embargo, no fueron ciclogénesis como se piensa. En la atmósfera hay muchas situaciones que generan vientos fuertes y huracanados de diversas formas: desde pequeña escala (tornados) hasta gran escala (huracanes y borrascas explosivas). Ese amplio espectro o abanico de situaciones se pueden dar vientos muy adversos.

En este caso, estos vientos fueron un huracán de categoría 3 cuando estaban más alejados de la península. Conforme un huracán se acerca a superficie terrestre se debilita progresivamente. Tan solo llegó a ser un ciclón tropical. Cuando entró en Galicia fue captado por un frente frío de una borrasca extratropical. Eso hizo que se dirigiera al noroeste de la península sin sufrir en ningún momento un proceso igual que el de una formación de ciclogénesis explosiva.

Otro evento similar fue cuando sucedió el ciclón tropical Delta en el año 2005. Los vientos intensos que llevaba consigo este ciclón se fueron debilitando aunque el área se amplió. Es decir, aunque tuvieron menos fuerza, soplaron por más zonas. Posteriormente, fue captado por una perturbación extratropical que lo lanzó sobre Canarias. Los efectos locales y orográficos hicieron que los vientos fueran extremadamente intensos en algunas de las islas. En ningún caso sufrió un proceso explosivo. Por ello, en muchas ocasiones se confunden vientos casi huracanados o tormentas extremadamente fuertes con ciclogénesis explosiva.

Espero que con esta información haya quedado bien claro los procesos y efectos que conlleva una ciclogénesis y que ayudemos a corregir a aquellos que lo confunden. Cualquier duda que tengáis al respecto, no dudéis en dejarla en los comentarios. Os responderé con mucho gusto 🙂

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:

Estaciones meteorológicas


Categorías

Ciclones

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.