China y Europa encabezarán el Acuerdo de París

La lucha contra el cambio climático y el Acuerdo de París

Desde que Donald Trump salió elegido presidente de los Estados Unidos, la lucha contra el cambio climático ha terminado para su país. Según Donald Trump, el cambio climático es un invento de los chinos para ganar en competitividad y es por eso que se hace evidente que EE.UU ya no liderará el Acuerdo de París.

Trump ha cerrado todas las planificaciones ambientales que hicieron en conjunto Barack Obama y el Gobierno de China, encabezando las negociaciones para cerrar el Acuerdo de París en 2015. Sin embargo, a pesar de que Trump no ayude en la lucha contra el cambio climático, China y Europa sí están dispuestas a seguir adelante para liderar la batalla.

Programas ambientales anulados por Trump

trump y el acuerdo de paris

Los programas que había vigentes antes de que la administración de Trump los anulara perseguían que los EE.UU pudieran cumplir con los objetivos previstos cuando se firmó el Acuerdo de París. Entre estos objetivos se encuentra el reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26% y un 28% para 2025 respecto a las de 2005. El comisario europeo de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, ha reconocido que, con la orden ejecutiva de Trump, EE UU se queda sin las “principales herramientas” para cumplir esas metas.

En la lucha contra el cambio climático ya no podemos contar con el apoyo de los Estados Unidos, sin embargo, China y Europa seguirán mirando hacia delante. Tanto China como Europa no cambiarán su determinación, objetivos y política en materia de cambio climático, sino que continuarán con los esfuerzos previstos para mejorar la calidad del clima.

Esfuerzos de China y Europa

Desde 2013, Bruselas y Pekín paralizaron un diálogo sobre energía y cambio climático que ahora han reactivado de cara a cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Con este diálogo se pretende aumentar la cooperación en las redes de transporte energético, aumentar la innovación tecnológica, las energías renovables y la eficiencia energética. Según Cañete,  el cambio climático desempeñará un papel fundamental en la cumbre anual entre la UE y China que se celebrará en junio en Bruselas.

China y la UE también se fijaron objetivos de recortes en el Acuerdo de París, como los cerca de 200 países firmantes. Las reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero se aplicarán a partir del año 2020 y serán voluntarias. Esto es, cada Estado se fija sus propias metas. La contribución en la reducción de emisiones de China es muy pequeña si la comparamos con el esfuerzo que pretende la Unión Europea. El argumento de Pekín es que ellos no figuran entre el grupo de países occidentales que desencadenaron el problema del cambio climático tras décadas de expulsar CO2. El compromiso que tienen los chinos es poder alcanzar el pico máximo de emisiones en 2030 y a partir de ahí comenzar a reducirlas.

Según los expertos, los picos máximos de emisiones de China van a llegar antes del 2030 debido a que cada vez se está abandonando más el uso del carbón y se está mejorando las energías renovables.

El compromiso de la Unión Europea

La UE y China encabezarán el Acuerdo de París

La Unión Europea tiene la meta climática más alta de todos los esfuerzos internacionales desde que EE.UU abandonó el Protocolo de Kioto en el año 2001. Europa pretende reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% en 2030 respecto a los niveles de 1990. Aunque en el seno de la UE hay tensiones ahora que se está negociando el reparto entre los países de los esfuerzos y los instrumentos para lograr el objetivo global. Suecia, Alemania y Francia, según un reciente informe de Carbon Market Watch, presionan para que haya un desarrollo ambicioso de las políticas climáticas. Mientras que otro bloque, cuya cabeza visible es Polonia, rema en dirección contraria.

Entre China, EE.UU y Europa se acumulan la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero de todo el planeta. Es por eso que sin el esfuerzo y ayuda de Estados Unidos, alrededor del 15% de las emisiones globales seguirían emitiéndose y con ello, sería bastante complicado cumplir con el objetivo de París: reducir los gases de efecto invernadero para que el aumento de la temperatura a final de siglo no supere los 2 grados respecto a los niveles preindustriales.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *