Calcular la cota de nieve

Uno de los factores importantes a la hora de la predicción meteorológica es conocer la altura a la que aparecerá la nieve. A esto se le conoce cómo calcular la cota de nieve. La aparición del agua en fase sólida durante las precipitaciones no solo afecta las actividades económicas y a los entornos vulnerables, sino también a cualquier tipo de actividad cotidiana.

En este artículo vamos a enseñarte cómo calcular la cota de nieve y qué importancia tiene.

Calcular la cota de nieve

calcular la cota de nieve

Cuando las precipitaciones se dan de forma sólida afecta a gran cantidad de actividades del ser humano. Existen entornos más vulnerables como es el tráfico rodado y aéreo, actividades al aire libre y actividades de senderismo en montaña. Casi cualquier actividad cotidiana y la vida en las grandes ciudades pueden ser afectada por la nieve. Una diferencia en la cota de nieve de 200 metros puede significar la diferencia entre un día de lluvia y el colapso completo de una ciudad a causa de la nieve. Se debe acostumbrar a las ciudades donde más frecuente nieve al prepararse ante este fenómeno y los riesgos que conlleva.

Sabemos que la temperatura juega un papel fundamental a la hora de producirse los diferentes tipos de precipitaciones. La nieve ocurre de forma más probable cuando una masa de aire tiene temperaturas, valores ligeramente inferiores a 0 grados o cercano. Hay que tener en cuenta que debe existir este rango de temperaturas en la superficie del lugar en el que estemos. Cuando echamos un vistazo a la temperatura de la masa del aire, conseguimos una aproximación que, en muchos casos, puede no ser suficiente. Es rápidamente cuando nos damos cuenta de que existen otros factores que pueden inducir a un error al calcular la cota de nieve y se vienen problemas. Problemas derivados de hacer una predicción meteorológica.

Altitud y temperatura

pueblo nevado

La altitud y la temperatura son los primeros campos que se suelen conservar para poder calcular la cota de nieve. Es uno de los primeros factores que nos da una pista sobre la altura la que se puede situar la cota de nieve. La isoterma 0 grados es la línea en la que se mantiene esta temperatura a la misma altura. Es decir, la altura a partir del cual la temperatura es negativa en condiciones normales. Normalmente, no se producen inversiones térmicas en capas más altas, pero también puede ocurrir. Por lo general, la nieve comienza fundirse por debajo de este nivel. Es habitual que los primeros copos de nieve que nos encontramos son a unos pocos centenares de metros por debajo de la isoterma. En estos lugares tenemos una temperatura con valores ligeramente positivos por encima de 0 grados.

Otro parámetro que se suele observar es la temperatura a una presión de 850 hPa. Se trata de un valor de presión atmosférica en la que habitualmente se encuentra en torno a los 1450 metros de altitud. La ventaja que tiene utilizar este sistema de referencia para observar la temperatura de una masa de aire es que es mucho más representativo de la temperatura que existe en los niveles más bajos. Otra ventaja de este tipo de sistema de referencia es que se encuentra lo suficientemente separado del suelo como para que las variaciones del terreno, la radiación solar y los ciclos del día y la noche no interfieran en la temperatura. Gracias a estos parámetros se puede calcular la cota de nieve mucho más fácil.

Temperatura para calcular la cota de nieve

calcular la cota de nieve

Sin lugar a dudas la temperatura es la variable ambiental más importante para calcular la cota de nieve. Analizando tan solamente las temperaturas en los niveles más bajos se puede observar si seguimos teniendo de forma correcta calculada la cota de nieve. Para una misma temperatura en niveles más bajos, la cota de nieve puede llegar a variar. La causa de esta variación se debe a los valores de la temperatura que encontramos en capas más altas. Lo más normal es que todos los bocetos y tablas orientativas para calcular la cota de nieve se suelen incluir temperaturas a 500 hPa de presión atmosférica. En este tipo de presiones nos encontramos a alturas de unos 5500 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Si encontramos una atmósfera bastante fría en las capas medias y altas, existen ascensos y descensos de aire que pueden provocar desplomes de temperatura. Si en estas zonas encontramos precipitaciones de forma frecuente, existirá un descenso brusco de la cota de nieve. Este descenso brusco suele significar en unos cientos de metros inferiores a lo esperado. El caso más extremo que se suele encontrar es cuando el aire es lo suficientemente frío e inestable en altura y puede provocar convección profunda y tormentas. Es en estos casos extremos cuando la cota de nieve puede bajar hasta más de 500 metros. Aquí suele interferir con los chubascos y dará lugar a nevadas más intensas e inesperadas.

Estos casos suelen ocurrir en pequeñas temporadas en invierno y en lugares donde no nieva de forma frecuente, pero sí de forma anual. Las presiones de 850 y 500 hPa no son para nada valores inamovibles. En lugares con altas presiones y geopotenciales elevados podemos encontrar en nieve por encima. Por otro lado, también se pueden encontrar en depresión es que sea muy frías y profundas puesto que se produce en diversos hundimientos de la troposfera quienes han geopotenciales bajísimos. Es aquí donde podemos encontrar valores de presión de 850 hPa en tan sólo 1000 metros de altitud.

Para que exista la nieve en estos lugares debe existir una temperatura ambiental de 0 grados con esta presión atmosférica y como geopotenciales de 1000 metros.

Humedad, punto de rocío y montañas

Estos 3 puntos son factores que nos van a condicionar el calcular la cota de nieve. La humedad es bastante condicionante. En entornos con alta humedad, los copos de nieve se funden más rápidamente y apenas 200 metros por debajo de la isoterma de 0 grados. Por ello, en estas zonas las precipitaciones suelen ser de lluvia. Cuando aparece una capa de aire seco en una zona más próxima a la superficie, los copos de nieve puede mantener su estructura sin apenas fundirse durante más tiempo. Si la humedad es muy baja y se mantiene la temperatura positiva, seguramente se empieza a formar una película de agua sobre la superficie de los copos de nieve. Si la humedad es muy bajan, se comienza elaborar el agua, absorbiendo la energía del propio cuerpo y del aire circundante.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los aspectos que hay que tener en cuenta para calcular la cota de nieve.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.