Bruma

Bruma costera

Hay fenómenos meteorológicos como la niebla que se dan cuando las nubes están a nivel del suelo. Se necesitan ciertas condiciones ambientales para que esto ocurra. Normalmente la niebla reduce la visibilidad y puede llegar a provocar algunos accidentes. Seguramente has oído hablar de la bruma.

En este artículo te explicamos qué es la bruma y qué relación tiene con la niebla. Además, te contamos sus características y condiciones para su formación.

Qué es la bruma

Bruma en valles

La causa por la que aparece la niebla es variada, aunque casi siempre responde a algunas condiciones más específicas. La primera condición que debe darse para que se forme la niebla es el enfriamiento drástico del suelo por la noche. Cuando el suelo se enfría en cantidad, aparece una capa de aire más húmedo en la parte cercana del suelo. Si el aire se va acumulando cerca del suelo y se mantiene húmedo, provocará saturación. Otra de las condiciones de formación de la niebla es cuando una masa de aire más caliente se desplaza sobre un terreno más frío. También puede ocurrir cuando el aire caliente se desplaza sobre una corriente oceánica más gélida (de ahí a que en los lugares con casquetes de hielo se suela ver).

Sin embargo, la bruma alude al solsticio de invierno según su etimología. Anteriormente se utilizaba la bruma para nombrar la época invernal. Esto ha cambiado en la actualidad. Ahora se utiliza esta palabra para referirse a la niebla. Más concretamente a la niebla que se produce en el océano. Como hemos mencionado antes, esto ocurre cuando una masa de aire caliente se aproxima a una corriente de agua que está a menos temperatura. Es así como se satura el agua y se convierte en vapor de agua que dará lugar a la bruma.

La consecuencia inmediata de la bruma es que, al ser un fenómeno de la atmósfera en el que hay más partículas de agua suspendidas en al aire saturadas, dificulta la visibilidad. La bruma puede ser peligrosa para los barcos dado que puede llegar a golpear algo. Aunque este peligro se ha reducido enormemente en los últimos años mediante el sistema de seguimiento guiado con GPS.

Composición y características

Bruma

En término más meteorológicamente técnicos, la bruma es como una clase de niebla. Se distingue de la principal en su nivel de humedad. Para que se considere bruma, el nivel de humedad debe ser igual o superior al 70%. Esto no ocurre con la niebla convencional. Cuando este tipo de niebla se da, al haber tanta humedad en el ambiente la visibilidad se reduce notablemente a tan solo 1 km de distancia.

La composición de la bruma es de núcleos higroscópicos y agua. Se diferencia principalmente de la niebla común en la cantidad de agua en el ambiente y de la calima, que se forma de partículas secas. Los núcleos higroscópicos no son más que pequeñas gotas de solución salina o partículas de sales que proceden de los océanos y mares que son arrastrados por la acción del viento. Estas partículas acaban en la atmósfera y se van condensando con la humedad del aire. Para que se produzca la saturación, debe haber una temperatura menor que contraste con otra mayor.

Dado que hay algunas confusiones con estos términos, son muchas las personas que dicen mal los conceptos de bruma, niebla, neblina o calima. A un modo de resumen, la niebla es la concentración de partículas de agua que forma una nube a baja altura y que dificulta la visión. Por otro lado, el resto de conceptos son derivados de la niebla. Es decir, son diferentes tipos de niebla según las características que tienen y las condiciones atmosféricas en las que se forman.

En el sentido figurado, también se puede denominar bruma a la falta de claridad no por el simple hecho de que haya dicho fenómeno meteorológico. Es utilizado en el lenguaje para hacer referencia  a la dificultad de poder expresarse o pensar correctamente o que no se puede ver algún objeto determinado. Seguramente habrás oído hablar la expresión “estoy abrumado”.

Posibles peligros de la bruma

Bruma en la costa

La bruma es una de las condiciones climáticas comunes en nuestro país. No podemos negar que, aunque dificulte la visión, puede ayudar a sacar increíbles fotos de paisajes. En las áreas montañosas, llanuras y ciertos valles es donde más se dan estas brumas. Esto sin contar, evidentemente, con las corrientes oceánicas. En las zonas del cantábrico y el norte peninsular es más frecuente la nubosidad. No obstante, la frecuencia de la presencia del anticiclón de las Azores en invierno permite que haya más de 80 días con niebla al año.

Por ejemplo, en la zona de la depresión del Guadalquivir nos encontramos con muchos días al año con niebla.

Entre los posibles peligros que nos puede ofrecer la bruma, principalmente afecta a los conductores. Si vas andando y la visibilidad te es más compleja, no tienes demasiado problema o peligro. La cosa cambia tremendamente cuando vas en un vehículo conduciendo. Si no estás familiarizado a conducir con niebla es más fácil que tengas un accidente porque no estás acostumbrado a interpretar las cosas mediante una visibilidad más baja.

Cuando estás en un vehículo y te encuentras con bruma en zonas costeras, lo mejor es colocar las luces de cruce para que te vean. No hay que poner las largas porque lo que harás es empeorar la situación. Evidentemente, circular a menor velocidad te hará reducir las posibilidades de colisión. Si vas con otros vehículos delante o detrás, aumenta la distancia de seguridad.

Para eliminar la humedad de la niebla en el parabrisas, hay que utilizar el limpiaparabrisas. Seguramente habrás oído alguna vez el refrán “mañanitas de niebla, tardes de paseo”. Esto significa que la niebla tiene su máximo de aparición por las mañanas y, a medida que el suelo se calienta por la acción del sol, se va despejando. El viento es otro elemento que puede ayudar a eliminar la bruma.

Espero que esta información te haya ayudado a saber más sobre la bruma.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas