Brontofobia

A quién no le ha asustado alguna vez una tormenta, la caída de un rayo o el sonido fuerte de un trueno. Es de lo más común pegarse un repullo cuando un rayo cae relativamente cerca o cuando los truenos retumban fuertemente por toda la casa. Sin embargo, hay un miedo muy común en la niñez sobre los rayos y truenos que se conoce como brontofobia. No es más que el miedo a los rayos y truenos que se tiene desde pequeño y que, si se trata a tiempo, puede no arraigarse a la etapa adulta. En este artículo vamos a comentarte con detalle qué es la brontofobia, qué síntomas tiene y qué se puede hacer para tratarla correctamente. Qué es la brontofobia Este trastorno es de ansiedad y está relacionado con el temor fóbico ante las tormentas. Los relámpagos y truenos también ofrecen un miedo en la persona. Por ejemplo, con el simple ruido de un trueno, la persona que tiene brontofobia puede empezar a temblar de miedo, a sentirse mal, agobiarse y, en general, a estar mal. Se trata de un temor bastante exagerado, irracional e incontrolable que se desarrolla en una respuesta de ansiedad cada vez que la persona se ve expuesta a estos agentes de la naturaleza. Como consecuencia ante la respuesta de ansiedad, se tiende a originar un repertorio de conductas, actos y diferentes comportamientos que se llevan a cabo con la intención de evitar esta situación que produce miedo en la persona. Dicha persona quiere huir de la situación que le perturba cuanto antes. Normalmente, la brontofobia suele comenzar a manifestarse en edades más tempranas. Que los niños tengan miedo a las tormentas es algo totalmente natural. Sin embargo, si este miedo se intensifica y se hace más grande a lo largo del tiempo, puede transformarse en una verdadera fobia. Si las tormentas son algo común en la zona en la que vive una persona con brontofobia, ésta fobia puede interferir de manera importante en el desarrollo de la vida de dicha persona. Imaginaos que una persona con miedo a las tormentas se encuentra en una zona donde hay 1 o 2 tormentas por mes. Estará continuamente expuesto a miedos innecesarios por el simple hecho de no tratarlo bien desde pequeño. Existen tratamiento psicológicos eficaces para las personas con esta fobia. Trastornos de ansiedad Para saber que se tiene brontofobia, los trastornos de ansiedad son un buen síntoma a tener en cuenta. El síntoma o consecuencia más directa de la brontofobia es ver que la persona que la sufre intenta siempre evitar o huir de las situaciones constantes donde tiene el miedo. Por ejemplo, con el simple hecho de ver algunos nubarrones, intenta desplazarse a otro lado donde no haya. Sólo pensar que va a haber una tormenta la pone muy nerviosa, irritable y con temor. Estas son las principales características de la persona con brontofobia: •	Esta persona tendrá un miedo excesivo y desproporcionado ante la situación en la que se esté. •	El miedo que posee no suele tener mucha lógica. Es irracional o está basado en ideas totalmente erróneas. Ideas como que puede caerle un rayo dentro de casa, que el sonido de los truenos puede romper las ventanas, etc. •	Quien sufre de este miedo no puede controlarlo, aunque tenga a alguien al lado para apoyarle y decirle que nada malo le va a pasar. •	Normalmente, la persona con brontofobia intenta huir desesperadamente de las situaciones donde va a tener dicho miedo irracional. •	Si esta persona no se somete a un tratamiento del miedo, éste puede volverse permanente y traerle peores consecuencias. Síntomas de la brontofobia Lo primero y más común es el trastorno de ansiedad mencionado anteriormente. Esto no quiere decir que todas las personas van a manifestar la fobia de la misma manera. Cada persona tiene su forma de expresarse y podemos ver, de una forma generalizada, cuáles son los principales síntomas: Síntomas físicos El miedo y la ansiedad experimentadas suelen dar una serie de cambios y alteraciones en el organismo. Nos encontramos con: •	Aumento de la frecuencia cardíaca. •	Cefalea. •	Mayor respiración por unidad de tiempo. •	La persona siente que le falta el aire. •	Tensión en los músculos. •	Mayor sudoración. •	Náuseas o vómitos. •	Pérdida de consciencia en los peores casos. Síntomas cognitivos La brontofobia no tiene solamente estos síntomas físicos donde podemos apreciar desde fuera el sufrimiento de la persona al ver que hay o se viene una tormenta. También existen síntomas cognitivos. Por ejemplo, el afectado puede tener ideas incontrolables y con poco sentido acerca del verdadero peligro que suponen las tormentas. Se imagina de forma catastrófica las consecuencias de fenómeno meteorológico. Aunque no lo creamos, también tiene miedo a perder la cordura él mismo y no saber actuar con racionalidad. Por ello, es que siempre quiere evitar situaciones donde se expone a la tormenta. Síntomas conductuales Estos dos anteriores síntomas desembocan en una conducta claramente diferente del resto de personas. El más indicativo es el de escapar de dicha situación temida o huir cuando el estímulo ya está apareciendo. Por otro lado, si la persona no puede huir de la tormenta, intentará hacer todo tipo de cosas para no pensar en ello o intentar olvidar que está bajo una tormenta Cómo tratarla La brontofobia puede ser una enfermedad de desgaste, sobre todo si la persona que lo sufre está continuamente expuesta a estas tormentas por un clima que lo favorece. La terapia cognitiva y conductual consigue fantásticos resultados sobre el tratamiento de esta fobia. Cuando comienza un tratamiento, se intenta llevar a cabo una serie de técnicas con el objetivo de eliminar los 3 síntomas que hemos visto anteriormente. Mediante la reestructuración cognitiva se puede modificar aquellas creencias irracionales acerca de las tormentas para que la persona pueda disminuir el resto de síntomas. Si una persona sabe que la tormenta no es peligrosa en tal punto, puede estar más tranquila.  La ciencia ayuda mucho sobre esto.  Por otro lado, las noticias negativas sobre la caída de rayos en personas provoca aún más miedo en las personas. Durante el tratamiento, hay que saber cómo explicarlas pero sin llegar a omitirlas o mentir acerca de ello. Espero que con esta información puedas saber más de la brontofobia.

A quién no le ha asustado alguna vez una tormenta, la caída de un rayo o el sonido fuerte de un trueno. Es de lo más común pegarse un repullo cuando un rayo cae relativamente cerca o cuando los truenos retumban fuertemente por toda la casa. Sin embargo, hay un miedo muy común en la niñez sobre los rayos y truenos que se conoce como brontofobia. No es más que el miedo a los rayos y truenos que se tiene desde pequeño y que, si se trata a tiempo, puede no arraigarse a la etapa adulta.

En este artículo vamos a comentarte con detalle qué es la brontofobia, qué síntomas tiene y qué se puede hacer para tratarla correctamente.

Qué es la brontofobia

Este trastorno es de ansiedad y está relacionado con el temor fóbico ante las tormentas. Los relámpagos y truenos también ofrecen un miedo en la persona. Por ejemplo, con el simple ruido de un trueno, la persona que tiene brontofobia puede empezar a temblar de miedo, a sentirse mal, agobiarse y, en general, a estar mal. Se trata de un temor bastante exagerado, irracional e incontrolable que se desarrolla en una respuesta de ansiedad cada vez que la persona se ve expuesta a estos agentes de la naturaleza.

Como consecuencia ante la respuesta de ansiedad, se tiende a originar un repertorio de conductas, actos y diferentes comportamientos que se llevan a cabo con la intención de evitar esta situación que produce miedo en la persona. Dicha persona quiere huir de la situación que le perturba cuanto antes.

Normalmente, la brontofobia suele comenzar a manifestarse en edades más tempranas. Que los niños tengan miedo a las tormentas es algo totalmente natural. Sin embargo, si este miedo se intensifica y se hace más grande a lo largo del tiempo, puede transformarse en una verdadera fobia. Si las tormentas son algo común en la zona en la que vive una persona con brontofobia, ésta fobia puede interferir de manera importante en el desarrollo de la vida de dicha persona. Imaginaos que una persona con miedo a las tormentas se encuentra en una zona donde hay 1 o 2 tormentas por mes. Estará continuamente expuesto a miedos innecesarios por el simple hecho de no tratarlo bien desde pequeño.

Existen tratamiento psicológicos eficaces para las personas con esta fobia.

Trastornos de ansiedad

Síntomas de la brontofobia

Para saber que se tiene brontofobia, los trastornos de ansiedad son un buen síntoma a tener en cuenta. El síntoma o consecuencia más directa de la brontofobia es ver que la persona que la sufre intenta siempre evitar o huir de las situaciones constantes donde tiene el miedo. Por ejemplo, con el simple hecho de ver algunos nubarrones, intenta desplazarse a otro lado donde no haya. Sólo pensar que va a haber una tormenta la pone muy nerviosa, irritable y con temor.

Estas son las principales características de la persona con brontofobia:

  • Esta persona tendrá un miedo excesivo y desproporcionado ante la situación en la que se esté.
  • El miedo que posee no suele tener mucha lógica. Es irracional o está basado en ideas totalmente erróneas. Ideas como que puede caerle un rayo dentro de casa, que el sonido de los truenos puede romper las ventanas, etc.
  • Quien sufre de este miedo no puede controlarlo, aunque tenga a alguien al lado para apoyarle y decirle que nada malo le va a pasar.
  • Normalmente, la persona con brontofobia intenta huir desesperadamente de las situaciones donde va a tener dicho miedo irracional.
  • Si esta persona no se somete a un tratamiento del miedo, éste puede volverse permanente y traerle peores consecuencias.

Síntomas de la brontofobia

Tratamiento de la brontofobia

Lo primero y más común es el trastorno de ansiedad mencionado anteriormente. Esto no quiere decir que todas las personas van a manifestar la fobia de la misma manera. Cada persona tiene su forma de expresarse y podemos ver, de una forma generalizada, cuáles son los principales síntomas:

Síntomas físicos

El miedo y la ansiedad experimentadas suelen dar una serie de cambios y alteraciones en el organismo. Nos encontramos con:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Mayor respiración por unidad de tiempo.
  • La persona siente que le falta el aire.
  • Tensión en los músculos.
  • Mayor sudoración.
  • Náuseas o vómitos.
  • Pérdida de consciencia en los peores casos.

Síntomas cognitivos

La brontofobia no tiene solamente estos síntomas físicos donde podemos apreciar desde fuera el sufrimiento de la persona al ver que hay o se viene una tormenta. También existen síntomas cognitivos. Por ejemplo, el afectado puede tener ideas incontrolables y con poco sentido acerca del verdadero peligro que suponen las tormentas. Se imagina de forma catastrófica las consecuencias de fenómeno meteorológico. Aunque no lo creamos, también tiene miedo a perder la cordura él mismo y no saber actuar con racionalidad. Por ello, es que siempre quiere evitar situaciones donde se expone a la tormenta.

Síntomas conductuales

Estos dos anteriores síntomas desembocan en una conducta claramente diferente del resto de personas. El más indicativo es el de escapar de dicha situación temida o huir cuando el estímulo ya está apareciendo. Por otro lado, si la persona no puede huir de la tormenta, intentará hacer todo tipo de cosas para no pensar en ello o intentar olvidar que está bajo una tormenta

Cómo tratar la brontofobia

Brontofobia

La brontofobia puede ser una enfermedad de desgaste, sobre todo si la persona que lo sufre está continuamente expuesta a estas tormentas por un clima que lo favorece. La terapia cognitiva y conductual consigue fantásticos resultados sobre el tratamiento de esta fobia.

Cuando comienza un tratamiento, se intenta llevar a cabo una serie de técnicas con el objetivo de eliminar los 3 síntomas que hemos visto anteriormente. Mediante la reestructuración cognitiva se puede modificar aquellas creencias irracionales acerca de las tormentas para que la persona pueda disminuir el resto de síntomas. Si una persona sabe que la tormenta no es peligrosa en tal punto, puede estar más tranquila.  La ciencia ayuda mucho sobre esto.

Por otro lado, las noticias negativas sobre la caída de rayos en personas provoca aún más miedo en las personas. Durante el tratamiento, hay que saber cómo explicarlas pero sin llegar a omitirlas o mentir acerca de ello.

Espero que con esta información puedas saber más de la brontofobia.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.