Avalancha de nieve

aludes por la montaña

Seguramente alguna vez has oído hablar de una avalancha de nieve. Se trata de un derrumbamiento de nieve de forma violenta y que tiene lugar de forma repentina. Puede llevar incorporado tanto sustratos y materiales como parte del suelo firme y vegetación. Muchas personas no saben bien que hacer frente una avalancha de nieve ni cómo se origina.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte todo lo que debes saber sobre las características, origen y acción frente a una avalancha de nieve.

Características principales

autobuses enterrados

Se trata de un gran bloque de nieve, que eventualmente colapsa en las montañas debido a la acumulación de nieve. Es la pendiente y la nieve las que juntas provocan la precipitación del propio peso de la nieve. No olvidemos que la gravedad siempre está haciendo lo suyo y arrastrando toda la nieve a su altura más baja.

Las principales características de las avalanchas son el flujo rápido y la velocidad de movimiento. Ya sean avalanchas de rocas, barro, hielo y nieve, etc. Cuando nos referimos a una avalancha de rocas, es un grupo de rocas en una pendiente que, debido a la intemperie física o química, eventualmente se rompe y se asienta debido a la gravedad.

Para muchas personas, este es uno de los eventos naturales más impresionantes, pero también es muy peligroso. Muchos esquiadores pueden moverse cuesta abajo con gran velocidad y destreza. Sin embargo, la avalancha cae mucho más rápido.

Si la masa de nieve es inestable y se forma en una pendiente, su velocidad aumentará a medida que la altitud disminuya a medida que desciende. El ruido que genera es enorme y resuena en otras montañas. Cuando finalmente se asiente en la parte inferior de la pendiente decreciente, produce una gran cantidad de nubes de partículas de hielo debido al impacto. Estas partículas de hielo finalmente se dispersan en el aire y se derriten.

Clasificación de la avalancha de nieve

avalancha de nieve

Las avalanchas ocurren cuando las diferentes capas de nieve son desiguales, lo que facilita que una capa se mueva o se deslice sobre otra. En general, siempre ocurren debido a ciertos factores desencadenantes, entre los que podemos destacar: el terreno, el viento, la lluvia, los cambios de temperatura, las condiciones de la nieve, la forma y aspereza del terreno, la vegetación existente y los propios humanos.

De manera similar, la gravedad del incidente está estrechamente relacionada con la pendiente, la superficie de separación y la velocidad de descenso de la pendiente. En cuanto a su clasificación, por lo general se suelen dividir en 3 tipos.

  • Avalancha de nieve reciente: son aquellas que ocurren después de episodios de nevadas bastante intensas y persistentes. Se suelen acumular bastante centímetros de nieve nueva y provoca que las partículas de los cristales de nieve no hayan tenido suficiente tiempo para poder cohesionar se de forma contundente y plaga. Por ello, comienzan a precipitar puesto que la capa de nieve es bastante inestable.
  • Avalancha de placa: se produce debido al deslizamiento de una capa relativamente compacta y densa. Este deslizamiento tiene lugar sobre otra capa de nieve mucho más antigua que actúa como si fuera una rampa puesto que no tiene cohesión entre ambas caras. Se suele producir debido a sobrecargas y especialmente en pendientes que van desde los 25-45 grados.
  • Avalancha de fusión: es la más típica que ocurre de forma anual. Son más propias de primavera y se trata del desplazamiento de la masa de nieve húmeda que no tiene nada de cohesión. Pueden ser desde pequeñas coladas de escasa importancia de forma localizada hasta grandes avalanchas. Se producen a causa del ascenso de las temperaturas de forma progresiva durante la primavera y al superarse los 0 grados la primera capa comienza fundirse. Ayer a fundirse provoca la inundación de las capas inferiores y comienza a aumentar la inestabilidad del terreno. Por ello, acaban desprendiéndose a la mínima sobrecarga. Si el agua de derretimiento llega a las capas más bajas se puede llegar a producir una película deslizante que provoque una avalancha de fondo. Esta avalancha de fondo no es más que todo el manto de nieve completo deslizándose hacia abajo.

Formación de una avalancha de nieve

riesgo de avalancha de nieve

El peso de una avalancha es de aproximadamente un millón de toneladas. Imagina que estás esquiando tranquilamente, disfrutando de la belleza y el descenso a alta velocidad de la adrenalina, y te encuentras siendo perseguido por un millón de toneladas de nieve. El resultado es terrible. La mayoría de los esquiadores afectados por la avalancha quedaron enterrados en ella.

Además, no solo acabarás muriendo porque estás enterrado, sino que también debes tener en cuenta que millones de toneladas están congeladas y sufres de hipotermia. Pero, ¿qué provoca la avalancha? Para que exista un incidente tan grave, se necesita mucha nieve. La nieve en las pistas es el detonante perfecto para los deslizamientos de tierra.

Suelen formarse en pendientes con ángulos pronunciados entre 25 y 60 grados. En este caso, cuando se almacena nieve, puede depositarse por gravedad. Pero la formación de una avalancha requiere otro factor, es decir, que haya habido una ventisca que pueda almacenar unos 30 cm de nieve en la capa superior en poco tiempo. La nieve debe almacenarse durante al menos 24 horas para permitir que se asiente con el aumento de peso mediante compactación.

La unión entre las capas de nieve debe ser débil para que se vuelvan inestables. Normalmente, cuando la nieve está muy poblada, hay una capa que es más inestable. El repentino cambio de clima en la zona es el detonante de la avalancha. También podría ser un árbol caído, un pequeño terremoto o ruido excesivo, como un mercado o altavoces.

Qué hacer

Vamos a ver algunas de las reglas para aprender que hacer frente a una avalancha de nieve:

  • Cuando las masas se empiezan a soltar, es conveniente retirar los bastones de esquí puesto que pueden llegar a provocar bastantes daños.
  • Hay que intentar salir lateralmente del camino de la avalancha
  • Si has caído y has sido arrastrado hay que tratar de quedarse en la superficie a toda costa moviendo los brazos al igual que si estuvieras nadando.
  • Cuando la avalancha se ralentiza hay que tapar la boca y nariz con las manos para formar un hueco que permite respirar.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la avalancha de nieve sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.