Algunas especies están más amenazadas por el cambio climático

Abies pinsapo, cambio climático

Abies pinsapo

Las especies tanto animales como vegetales se ven amenazadas por el cambio climático. Ya sea por el aumento y aparición de depredadores nuevos, fragmentación en los hábitats, contaminación de aguas y suelos o simplemente por los cambios en las condiciones ambientales.

Entre las especies que más están afectadas por los efectos ya notables del cambio climático nos encontramos con la mariposa apolo, el lagópogo alpino y el pinsapo. Estas tres especies se encuentran en las listas de especies más amenazadas de España por el cambio climático.

Gemma Rodríguez es la coordinadora de la Red Natura 2000 del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y ha afirmado que estas tres especies se encuentran en grave peligro ante los efectos del cambio climático. Se ha publicado un informe de Planeta Vivo, realizado por WWF, en el que se señalan los efectos negativos que puede tener el cambio climático sobre las especies que viven en las zonas más aisladas o más restringidas. Para que el equilibrio ecológico de un ecosistema se mantenga estable, es mejor que exista un mayor número de especies cohabitando para que las relaciones entre ellas y la dependencia no provoquen que la caída de una especie se convierta en una cadena de extinciones.

Es por eso que los animales y vegetales que viven en altitudes más altas o, por el contrario, más bajas, son más vulnerables ante los efectos del cambio climático, ya que su periodo de adaptación hacia las nuevas circunstancias es mayor. También son más vulnerables aquellas especies que tienen menor capacidad de dispersión.

A estas especies los cambios en los ecosistemas pueden provocarles cambios en la fenología, es decir, en los ciclos de vida. Por ejemplo, a determinadas especies de peces, el cambio climático puede provocar alteraciones en la capacidad de desove. A algunas aves puede modificarles el canto o incluso sus patrones migratorios.

Perdiz nival, cambio climático

Perdiz nival

El informe de Planeta Vivo nombrado anteriormente señala que España es uno de los países más vulnerables al cambio climático dentro de la Unión Europea. Estos efectos pueden provocar en la mitad de las especies de anfibios, reptiles, mamíferos y aves correr el riesgo de ver reducidos sus hábitats en más de una tercera parte. A parte de ello, varios estudios demuestran que ya se está produciendo un desplazamiento hacia mayores latitudes de animales y plantas donde se encuentran más cómodos térmicamente hablando.

Si las especies de animales y plantas comienzan a migrar al norte en búsqueda de temperaturas más agradables y no tan cálidas, comenzará a producirse un empobrecimiento de la biodiversidad. Esto puede provocar una falta de conectividad entre los ecosistema y producirse fragmentación que los hará aún más vulnerables ante los efectos del cambio climático.

Por ejemplo, en la lista elaborada por WWF de las 10 especies más amenazadas en España por el cambio climático figura en primer lugar la mariposa apolo. Esta mariposa vive en zonas montañosas y, con el aumento de temperaturas, se verá obligada a buscar zonas de mayor altitud.

Mariposa apolo, cambio climático

Mariposa apolo

Otro ejemplo de especie que se ve más afectada por el cambio climático, es el lagópodo alpino o más conocida comúnmente como perdiz nival. Esta especie está más adaptada al frío extremo. Ese clima sólo se encuentra en España a 1.800 metros de altitud en los Pirineos. Utiliza un pelaje blanco para camuflarse entre la nieve y debido al aumento de las temperaturas se vería forzada a aumentar la altitud de su área de distribución. Esto puede provocar dificultades a la hora de encontrar alimento y refugio, ya que a tales altitudes escasean los recursos y las condiciones son más desfavorables.

En el mundo vegetal, una de las especies más sensibles es el pinsapo, que sólo vive ya en zonas de elevadas precipitaciones anuales como la Serranía de Ronda. El cambio climático está provocando cada vez más sequías y más prolongadas. Es por ello, que estos árboles se debilitan y se vuelven más vulnerables ante la aparición de enfermedades y plagas. Los expertos botánicos advierten que para finales de este siglo ya no existirán apenas bosques de pinsapo.

También existen otras especies amenazadas como el salmón atlántico, el sapo partero bético, la posidonia oceánica, el alcaudón chico, el tritón del Montseny o el lagarto del Hierro.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Escribe un comentario