Vórtice polar y corriente de chorro, influencia en los inviernos extremadamente fríos

Vórtice polar sobre Chicago

Vórtice polar sobre Chicago

Vórtice polar es una nueva palabra que se ha puesto de moda en 2014 para millones de estadounidenses entre otros que la han conocido por ser el culpable de que se alcanzaran  temperaturas récord a lo largo del país. Los meteorólogos sabían desde hace años que los patrones del vórtice polar determinan cuanto aire frío escapa del ártico y llega a los EEUU durante el invierno. Ahora los científicos climáticos quieren saber si un Ártico más caliente influencia su comportamiento.

El vórtice polar es un sistema de bajas presiones situado a gran altitud que se localiza sobre el Ártico en invierno. Cuando el vórtice polar es intenso, actúa como un bol que gira apoyado sobre el Polo Norte.

A principios de Enero, el vórtice polar se debilitó y se dividió, permitiendo que escaparan  masas de aire helado del bol imaginario hacia latitudes medias. En  el debilitamiento que sufrió el vórtice el 5 de Enero, las altas presiones generadas en el Ártico ralentizaron la corriente de chorro, produciendo que se desestabilizara produciendo pliegues que llegaron más al sur de lo habitual, introduciendo el aire gélido del Ártico hacia el centro y el este de los EEUU.

Vórtice polar: Comportamientos de la corriente de chorro y sus efectos

Vórtice polar: Comportamientos de la corriente de chorro y sus efectos sobre el clima

En los últimos años, científicos climáticos han observado que la corriente de chorro se ha ondulado sustituyendo a la típica más ovalada alrededor del polo Norte, produciendo olas de frío más intenso en latitudes medias y suavizando las temperaturas del Ártico, a lo que llamamos  patrón  del “Ártico cálido-continentes fríos” (“warm Arctic-cold continents” pattern).

Aún no se tiene claro si este proceso se da de forma aleatoria o está relacionado con los cambios significativos del clima que se están produciendo en el Ártico, especialmente cuando consideramos los eventos individualmente. Pero el que haya menos cobertera de nieve en el Ártico y una temperatura relativamente más cálida al final del Otoño sugiere una corriente de chorro con un patrón más ondulado y una mayor variabilidad entre el patrón recto y el ondulado.

Como comprender y explicar las conexiones entre la tendencia del calentamiento del Ártico y un clima más severo en latitudes medias sigue siendo área de estudio. Pero incluso si la temperatura media de la Tierra aumenta, los patrones naturales de variabilidad climática se espera que se mantengan funcionando en este mundo más caliente.

Ha habido muchos otros casos de oscilaciones climáticas naturales que han afectado a nuestros inviernos recientemente. Por ejemplo el invierno de 2009-2010, que fue especialmente frío, probó que un récord en la cantidad de  tormentas de nieve y el calentamiento global podrían coexistir, al igual que en el glacial comienzo de 2011, que desencadenó otro invierno gélido en los EEUU.

Mas información: Vórtice polar provocará hoy mínimas récord en EE.UU.Cataratas del Niágara congeladas, imágenes únicas consecuencia del vórtice polar

Te puede interesar

Escribe un comentario