Vivimos en un planeta que es más verde ahora que hace 30 años, ¿por qué?

Planeta verde

Irónicamente, la Tierra se está reverdeciendo. A pesar de la tala masiva de árboles, de los cada vez más numerosos incendios forestales, de las sequías… las plantas, por lo general, se están viendo favorecidas por el calentamiento global. De hecho, un trabajo publicado en Nature Climate Change, realizado por un equipo internacional de científicos con participación del CSIC y del Centro de Investigación Ecológica y de Aplicaciones Forestales (Creaf) de Barcelona (España), nuestro hogar ha ganado un total de 36 millones de kilómetros cuadrados de biomasa verde desde el año 1982. Una cifra de lo más interesante.

Parece que el planeta se está recuperando…, ¿o quizás no?

La principal causa de este rápido aumento en la superficie vegetal de la Tierra es la fertilización ejercida por el dióxido de carbono (un 70%), aunque también intervienen otros factores como el aumento del nitrógeno atmosférico (un 9%), las modificaciones el uso del suelo (4%) o los del propio cambio climático (8%).

La biomasa verde ha aumentado en un 40% desde el año 1982 hasta el 2015, que son los años durante los cuales se realizó el estudio. Y lo más sorprendente, es que sólo en un 4% de la superficie mundial se ha apreciado una pérdida significativa de la vegetación. Así pues, con esta investigación, uno de los autores del trabajo, Josep Peñuelas, dijo que han podido atribuir el enverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de dióxido de carbono provocado por el consumo de combustibles fósiles.

Pepino

Ante la mayor presencia de dióxido de carbono, las plantas pueden producir más hojas tras capturarlo. Esta retención, llamada ”efecto sumidero” es que lo que evita que buena parte del gas se mantenga en la atmósfera, contribuyendo así a a disminuir el efecto invernadero y, como consecuencia, también el calentamiento global. Es un efecto benéfico, pero puede no durar para siempre, ya que ”el efecto fertilizante del dióxido de carbono es cada vez menor a medida que las plantas acaban aclimatándose a este aumento o echan de menos otros recursos necesarios para su crecimiento, como el agua o los nutrientes”, advirtió Peñuelas.

Así pues, es una gran noticia, aunque sigue siendo necesario cuidar de nuestro planeta.


Escribe un comentario