Se logra la observación más completa de una llamarada solar de la historia

Llamarada solar

La llamarada solar de tipo X que se produjo el pasado 29 de marzo se ha convertido en la mejor documentada hasta la fecha gracias a la combinación de observaciones de varios telescopios.

Los artefactos involucrados fueron IRIS (acrónimo para Espectógrafo de Imágenes de la Interfaz Solar), el laboratorio solar SDO (Solar Dynamics Observatory), el espectroscopio RHESSI (Reuven Ramaty High Energy Solar Spectroscopic Imager) de la NASA, el satélite japonés Hinode y el telescopio del observatorio solar Dunn localizado en Sacramento (Nuevo México, EE.UU.).

Con lo captado por cada observatorio se puede construir una imagen tridimensional de lo que sucede en el Sol cuando se producen estos eventos con capacidad para crear tormentas radiactivas que pueden producir auroras y afectar a los vuelos que pasan por los polos de la Tierra.

La NASA informa de que esta combinación de observaciones de una llamarada solar de tipo X será de gran ayuda para los científicos a la hora de entender mejor el proceso de estas grandes explosiones que se producen en el Sol y los efectos que tienen sobre el clima espacial, en especial cerca de la Tierra:

“Quizá seamos algún día capaces de predecir su aparición y advertir de los apagones en las comunicaciones que las llamaradas solares pueden causar cerca de la Tierra”, indicó la NASA en un comunicado.

Te puede interesar

Escribe un comentario