Preservar la Antártida es crucial en la lucha contra el Cambio Climático

wwf-antartida

Los efectos más conocidos y peligrosos del cambio climático es el calentamiento global. El aumento de las temperaturas medias de todo el planeta y la destrucción de la capa de ozono están provocando la pérdida de los grandes glaciares de la Tierra. No podemos olvidar que la Antártida es un continente helado debido a su gran extensión, y que su supervivencia es clave en la regulación de las temperaturas y del nivel del mar.

Para poder preservar los lugares y los hábitats se debe de declarar las zonas como protegidas y poner algún tipo de régimen de protección. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ha considerado que crear una gran reserva marina protegida en la Antártida puede beneficiar en gran parte al planeta, ya que este continente ayuda a mitigar los efectos del cambio climático y ayuda a conservar la vida.

WWF es la mayor organización conservacionista del mundo y asistirá la próxima semana en Australia a una reunión de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos en la que presentará un informe con las propuesta para crear áreas marinas protegidas. La zona a proteger alberga más de 10.000 especies únicas, como pingüinos, ballenas, aves marinas y el bacalao, objetivo principal de las compañías pesqueras. Es por ello, que la necesidad de proteger estos lugares se incrementa considerablemente.

Christopher Johnson, científico marino de WWF dijo en un comunicado:

“El cambio climático tiene un profundo impacto en toda la Antártica ya que pone en un riesgo creciente los hábitats y la biodiversidad a través de la pérdida del hielo, el calentamiento de las aguas y la acidificación”

El cambio climático puede provocar desastres en cuestión de pérdida de biodiversidad y de especies. Por ejemplo, las colonias de pingüinos adelaida podrían desaparecer en el año 2060 debido a que sus fuentes de alimentación principal como es el krill y los peces podrían sufrir bajones en su área de distribución y abundancia relativa.

Es por ello, que la creación de áreas marinas protegidas en esta zona es vital para evitar este tipo de situaciones. Ya a día de hoy, se ha alertado de la aparición de una grieta de 130 kilómetros de largo en la plataforma de hielo Larsen C, siendo ésta la cuarta más grande de la Antártida.

Te puede interesar

Escribe un comentario