Por qué hace más calor en las ciudades que en el campo

Ciudad de México

¿Alguna vez te has preguntado por qué hace más calor en las ciudades que en el campo? Es curioso, pero lo cierto es que en las urbes la temperatura es varios grados más alta que en plena naturaleza, a pesar de que en ella no podemos encontrar tantas zonas de sombra donde protegernos. Pero lo cierto es que hay varias causas para que esto sea así, y todas ellas te las voy a explicar aquí.

Conocerlas es importante, ya que así podremos saber qué es lo que podemos hacer para conseguir que la vida urbana sea un poco más fácil. Sepamos por qué el mercurio del termómetro sube más en las ciudades que en el campo.

El cemento, uno de los mejores absorbentes

Las ciudades están hechas sobretodo de cemento y de betún (asfalto). Gracias a estos dos materiales podemos construir casas, torres, y todo tipo de edificios, y también calles por donde transitan tanto los vehículos como las personas y sus mascotas. El problema es que durante el día absorben mucha calor, y por la noche se van desprendiendo de ella.

Vehículos, ¿emisores de calor?

Lo cierto es que sí. Y no nos estamos refiriendo sólo al aire caliente que sale de él durante el invierno, sino también a los gases que emite el propio coche a través del tubo de escape. Además, el material con el que están hechos actúan como el cemento y betún que vimos antes, por lo que contribuyen notablemente al calentamiento de las ciudades.

Mucha gente concentrada en áreas reducidas

Para entender este punto, te lanzo una pregunta: ¿cuántas veces te has encontrado en un ascensor lleno de gente? Yo sólo un par de veces, pero recuerdo bien la calor que sentí. Pues bien, esto es lo que ocurre en muchas áreas de las ciudades. ¿Por qué?

Porque los seres humanos emitimos calor. Para que te hagas una idea, la potencia emitida por una persona que mida 2m de altura y tenga una temperatura corporal de 37ºC, es de 100 vatios. Si recibimos más de los 100 vatios que recibimos, tendremos calor.

La ciudad, una isla de calor

El sol durante el día favorece las corrientes de convección, por lo que el calor extra se disipa con más facilidad, pero por la noche las corrientes cesan al estar oculto el astro rey, por lo que se forma una capa estable de aire más caliente que el entorno, que es retenida por los edificios. Así, las temperaturas se mantienen más altas que en el campo.

Termómetro

¿Te ha parecido interesante?

Te puede interesar

Categorías

Ciencia

Monica Sanchez

La meteorología es un tema apasionante, del cual puedes aprender mucho de él y de cómo influye en tu vida. Y no me refiero sólo a la ropa que te... Ver perfil ›

Escribe un comentario