¿Podría producirse un terremoto destructivo en España?

Teremotos España

Imagen – Instituto Geológico Nacional

Desde el pasado 21 de enero, cuando se produjo el terremoto de 5,1 grados en la escala de Richter que hizo temblar a Ceuta, Melilla, Málaga y a otras comunidades, se han sentido más de 100 sismos en esta zona del país, y más de 2.000 en el Mar de Alborán, según los registros del Instituto Geográfico Nacional.

¿Son algo normal, o realmente nos debemos de preparar para algo peor?

Según José Morales, director del Instituto Andaluz de Geofísica, en principio estos movimientos se considera normales, puesto que el Mar de Alborán se encuentra en una zona de colisión de dos placas tectónicas: la ibérica y la africana. Así, cuando hay mucha tensión esta se libera en forma de terremoto, que puede ser más o menos intenso debido a la tensión misma.

El que se produjo el 21 de enero, según explicó, fue el ”terremoto premonitorio”, que anunciaba que más tarde o más temprano se produciría otro mayor: el de 6,3 que hubo tan sólo cuatro días después, el 25. Todos los que hubo después se podrían considerar réplicas de este, pero según Morales no son tales: ”está sucediendo algo complejo, que es la interacción de dos estructuras: una falla de componente norte-sur con la cresta submarina de Alborán. El terremoto de 6,3 cargó de más esfuerzo a otros sectores de fallas cercanos, que son los temblores que se han ido produciendo a lo largo de estos dos meses. Las réplicas como tal ocurren cuando hay fallas simples y únicas”.

Terremoto en Melilla

Este fenómeno es conocido como ”terremotos disparados”, porque van disparando pequeños segmentos de la falla. Si bien no es común, en 1959 ya ocurrió en España. A veces puede haber 6.000 microterremotos, pero muchos son de muy poca intensidad por lo que no todos se perciben.

Entonces, ¿debemos esperar un sismo potencialmente destructivo? Según Luis Suárez, presidente del Colegio Oficiales de Geólogos, sí que se podría producir, pero no es habitual. Históricamente, hay uno destructivo cada siglo, y el último se produjo el 25 de diciembre de 1884. Tuvo una magnitud de 6,6 y provocó 900 muertos, y 2000 heridos. Aún así, el hecho de que haya microterremotos es un alivio, puesto que se va liberando la tensión poco a poco, minimizando la posibilidad de que haya un gran terremoto.

Así pues, de momento, podremos respirar tranquilos.

Te puede interesar

Categorías

Ciencia

Monica Sanchez

La meteorología es un tema apasionante, del cual puedes aprender mucho de él y de cómo influye en tu vida. Y no me refiero sólo a la ropa que te... Ver perfil ›

Escribe un comentario