Peligrosidad sísmica en España

Teremoto en Ossa de Montiel, Albacete
Vivimos en un país donde, al menos por el momento, podemos estar seguros de que no se van a producir esos movimientos de tierra frecuentes en otras partes del mundo, como los que suceden en las costas de Estados Unidos o en el continente asiático. Eso mismo dicen los expertos cuando aseguran que la peligrosidad sísmica en España es baja.

Terremotos hay, por supuesto, pero no son tan devastadores como en otros lugares del mediterráneo.

Juan Rueda, quien es jefe del Servicio de Detección Sísmica del Instituto Geográfico Nacional (IGN), dijo que el país es una zona el cual geológicamente presenta innumerables fracturas, al haber materiales que no resisten la presión y facilitan que ésta se libere más frecuentemente en forma de pequeños terremotos.

La península ibérica, así como el archipiélago balear, forman parte de la placa euroasiática. Ésta se ve empujada por la placa africana, lo cual provoca que la tensión se acumule principalmente en el sur y sureste del país. ”En ciertos puntos, cuando la corteza no puede acumular más tensión, rompa a lo largo de una falla”, explicó.

Peligrosidad de terremotos en España

En este mapa puedes ver la peligrosidad sísmica del país. Comunidades como Granada, Almería o Alicante son las zonas con más peligro de sufrir un terremoto de intensidad 7 u 8 grados Richter. También las Islas Canarias y Baleares, en donde cada año se registran pequeños sismos, como por ejemplo los tres terremotos submarinos del 4 de mayo del 2013, los cuales tuvieron una media de 2 grados Richter.

Aunque no haya un gran número de terremotos devastadores, durante la historia sísmica española sí que han habido varios que han hecho temblar a los habitantes de las comunidades afectadas. Para ver algo así tenemos que remontarnos por ejemplo al año 1884, en la localidad de Arenas del Rey, en Granada. Ese día, un sismo de 6’7 grados dejó 800 víctimas mortales y 1600 fueron heridas.

Te puede interesar

Escribe un comentario