Oso polar, en serio peligro de extinción por el cambio climático

Osos polares

El oso polar es un animal magnífico. Muy resistente a las condiciones climáticas extremas, es uno de los pocos que viven permanentemente en los Polos. Sin embargo, su hábitat natural está cambiando. El deshielo es un problema que se está agravando, y este hecho hace que deba de recorrer distancias más largas para, quizá, tener suerte y cazar una presa.

La población está disminuyendo rápidamente. Y los que quedan, tratan de sobrevivir como pueden.

Normalmente, una mamá osa tiene entre 2 y 4 crías. Una vez que pasa el periodo de hibernación, el cual dura unos tres meses, la osa debe encontrar comida rápido para ella y para su progenie. Pero como decíamos, el deshielo se está acelerando y cada vez deben de caminar más hasta conseguir su objetivo, si es que lo consiguen. La triste realidad es que de esas 4 crías sólo sobrevivirá una… o ninguna.

Los osos polares, en su búsqueda incesante de alimento, se ven obligados a comer animales que, en situaciones normales, no entran en su dieta, como delfines e incluso, sus propias crías. Es un comportamiento extremo en un lugar muy castigado por el cambio climático.

Oso polar

La Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha actualizado recientemente su Lista Roja de las Especies Amenazadas. Debido a que el 30% de la población de los osos polares podría desaparecer en tan sólo 40 años, mantiene a esta especie con la calificación de ”vulnerable”. Además, hay que tener en cuenta que la cobertura de hielo en el Ártico se ha reducido en un 14% por decenio entre los años 1979 y 2011.

Así, a medida que la superficie helada se va reduciendo, estos animales tendrán más dificultades para cazar, por lo que su papel de depredador en el ecosistema se verá afectado.

La directora general de UICN, Inger Andersen, espera que lleguen a ”un acuerdo lo suficientemente fuerte para hacer frente a este desafío sin precedentes” en la Cumbre Contra el Cambio Climático que se celebrará en París próximamente, ya que de lo contrario el oso polar podría desaparecer antes de lo que nos imaginamos.

Te puede interesar

Escribe un comentario