Océano Pacífico, más pobre en nutrientes

Pacífico sud

El Océano Pacífico, el más grande del mundo con una superficie de más de 165 mil millones de kilómetros cuadrados, es un hervidero de vida. O eso se creía, hasta que las temperaturas empezaron a subir. Sin embargo, un estudio de la Administración Nacional para el Océano y la Atmósfera (NOAA por sus siglas en inglés) ha revelado que hay una tendencia clara a que vaya disminuyendo la variedad de biodiversidad que se encuentra en este gran mar.

Durante este mismo año, 2015, las crías de león marino empezaron a aparecer, junto con aves marinas, hambrientas por toda la costa de la parte oeste de América del Norte.

Temperaturas de la tierra y del mar

La temperatura del mar está subiendo, poniendo en serio riesgo la vida de todos los organismos que viven en él, al no estar adaptados a estos cambios. Hay que tener en cuenta que aunque la temperatura sólo haya subido, por ejemplo, un grado, hay animales y/o plantas cuyo rango de confort se verá superado por ese único grado.

Esto provoca que la cadena trófica se vea afectada. Si el mar se va quedando sin peces, los animales de mayor tamaño se quedarán sin alimentos, y también perecerán.

Islote Manuelita en la Isla de Cocos

Debido a la gravedad del asunto, es necesario que los científicos analicen el impacto del calentamiento global en los mares teniendo en cuenta todo el conjunto (clima, organismos, entre otros), según explicó el científico Cisco Werner, director del Centro de Ciencia Pesquera del Suroeste, en la Jolla (situada en California, Estados Unidos).

Las aguas del sur de California y del Golfo de Alaska llevan desde el 2014 volviéndose más cálidas de lo que se considera normal; tanto es así que ya han alcanzado temperaturas récord.

El cambio climático y sus consecuencias no sólo se pueden notar en la superficie terrestre, sino que también los mares se están viendo afectados.

Te puede interesar

Escribe un comentario