Obama declara el estado de emergencia en Washington tras el desprendimiento de tierras

Desprendimiento de tierras en Oso, Washington

El desprendimiento de tierras ocurrido el pasado sábado en una población del estado de Washington fue mucho más grave de lo que se pensó en un primer momento. La cifra oficial de muertos se sitúa ya en 14, mientras que la de desaparecidos ha pasado de 18 a 176.

Tal es la gravedad de este desastre natural acontecido cerca de la ciudad de Seattle que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha firmado una declaración de emergencia federal para acelerar la respuesta.

“Nos tenemos que asegurar que recibe (Jay Inslee, gobernador de Washington) todos los recursos que necesita… la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército también ha sido enviado a asistir”, explica Obama.

Obama también ha querido transmitir sus “oraciones” a las familias de las víctimas de este desprendimiento de tierras que ha llevado la tragedia hasta la población rural de Oso, sepultando nada menos que 49 viviendas.

La prioridad son las labores de rescate, aunque la inestabilidad y la amenaza de nuevas lluvias complican mucho la situación, la cual no hubiera sido tan grave si, como han apuntado los expertos consultados por los medios estadounidenses, se hubiera avisado con tiempo a la población y las viviendas de la zona estuvieran fabricadas con materiales de mejor calidad, capaces de soportar corrimientos de tierras como los que tuvieron lugar el pasado sábado.

Te puede interesar

Escribe un comentario