Medusas y plantas invasoras, el reflejo del cambio climático

Aptenia cordifolia

Aptenia cordifolia

Cada ecosistema tiene sus propias plantas y animales, pero debido al aumento de las temperaturas, además de a la acción del ser humano, cada vez es más fácil encontrar especies no autóctonas en nuestros bosques, océanos y en definitiva, en cualquier rincón.

Estos seres vivos que en un principio no deberían de poder vivir fuera de su hábitat, se han visto favorecidos por un clima cada vez más cambiante. Así, van perjudicando a aquellas que son autóctonas, es decir, propias de una zona. Si tenemos que hablar sobretodo de dos tipos de seres que estuviesen dañando seriamente los paisajes naturales de España, serían sin duda las medusas y las plantas invasoras.

Las medusas potencialmente peligrosas son unos animales marinos más propios de regiones tropicales y subtropicales. Les gustan las temperaturas cálidas, o al menos, no demasiado frías. Así, se pueden propagar muy fácil y rápidamente invadiendo el territorio de otras especies más débiles o de menor tamaño. No es de extrañar que de cada año haya un creciente número de ellas en las playas.

Por otra parte, tenemos a las plantas invasoras, como la Aptenia cordiflora. Esta en particular se reproduce muy rápidamente mediante esqueje; lo cual quiere decir que con sólo un tallo podemos tener un suelo cubierto en cuestión de muy poco tiempo. La Asociación Guelaya-Ecologistas en Acción considera que es importante apostar por las plantas autóctonas, pues son ellas las que tienen el derecho propio de quedarse en su hábitat natural ya que, además, ”las plantas de jardinería requieren más agua y temperaturas más suaves”.

Medusas

Los inviernos son cada vez más cálidos por lo que los ecosistemas están cambiando. Todos los seres vivos tendrán que adaptarse a ellos, o lamentablemente, se verán abocados a la extinción.

El cambio climático no afectará a todas las plantas y a todos los animales por igual; sin embargo, es importante preservar lo que aún nos queda.

Te puede interesar

Escribe un comentario