Más días de calor extremo por el cambio climático en Australia

calor-extremo-australia

Uno de los efectos más devastadores del cambio climático es la elevación de las temperaturas por el aumento del efecto invernadero. Mientras más calor hace más agua se evapora y por lo general, disminuyen las precipitaciones, por lo tanto, las olas de calor más extremas son más frecuentes y más prolongadas.

Las temporadas de calor extremo hacen aumentar aún más los riesgos de incendios forestales. En Australia, estas temporadas de calor extremo son cada vez más prolongadas por los efectos del cambio climático. A raíz del aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, las temperaturas en Australia son cada vez mayores.

Se ha publicado un informe oficial sobre las temperaturas y las olas de calor en Australia y asegura que continuarán creciendo en las próximas décadas sino se frenan los efectos del cambio climático. Ello también supone que sufrirán muchos menos días de frío, por lo que especies animales y vegetales que necesiten temperaturas más bajas se verán afectadas.

El informe publicado se denomina “El estado del clima. 2016″ y ha sido redactado por la Oficina Australiana de Meteorología y la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO). Este estudio precisa que en el país oceánico aumentarán los días en los que se registren más de 35 grados Celsius y que cada vez serán más frecuentes durante las próximas décadas.

Helen Cleugh, experta en clima de CSIRO, remarcó que los cambios se deben a un aumento en los gases que producen el efecto invernadero, como la acumulación de CO2 en la atmósfera, que actúan como una manta que mantiene el calor en la Tierra. Antes de la revolución industrial, los niveles de CO2 en la atmósfera eran de 278 ppm, sin embargo, se ha sobrepasado el umbral límite de los 400 ppm. Esta cifra es la más alta registrada en los últimos dos millones de años.

“A medida que la temperatura de la tierra aumenta, también se incrementa la de los océanos y el informe muestra que las profundidades marinas también sienten el impacto. Allí el aumento del calentamiento se siente a por lo menos 2.000 metros por debajo del nivel del mar“, afirmó Helen Cleugh.


Escribe un comentario