Los glaciares tropicales de Sudamérica se derriten

Glaciar peruano

Los glaciares tropicales de Sudamérica se derriten. No sólo el cambio climático está acabando con ellos, sino también la contaminación, algo que está poniendo en riesgo el suministro de agua de las personas que desde siempre han contado con ellos para poder disponer del vital alimento.

El derretimiento de glaciares como el Pastoruri, de Perú, han hecho que ciudadades cercanas, que están a pocas decenas de kilómetros, de repente pasen a estar vulnerables por los lagos glaciares, que es lo conoce como Glacial Lake Outburst Flood (GLOF).

El GLOF ocurre cuando las paredes de un valle de alta montaña colapsan por el peso del hielo de un glaciar que se está derritiendo. Los glaciares que están en Sudamérica se encuentra en la Patagonia, pero si el de Palcacocha se derritiera, ocasionaría una inundación perjudicial.

Pero no sólo eso, sino que a medida que los glaciares desaparecen, la cantidad de agua disponible disminuye, por lo que cada vez hay menos agua disponible para la para consumo humano y para generar energía hidroeléctrica, lo cual es un recurso renovable para la agricultura. Además, el terreno cambia: las laderas se desestabilizan, lo que acaba ocasionando deslizamientos de tierra que podrían destruir pueblos.

Glaciares

No sería la primera vez que ocurriese un desastre como consecuencia del derretimiento de un glaciar. De hecho, se cree que fue un enorme GLOF el que abrió el canal de la Mancha hace unos 10.000 años. En nuestra historia más reciente, el 4 de agosto de 1985, el glaciar Morrena colapsó, y en tan sólo cuatro horas ocasionó pérdidas a una distancia de entre 50 y 60 kilómetros, descargando entre 6 y 10 millones de metros cúbicos de agua.

Así pues, ¿qué se puede hacer? De momento hay dos opciones: construir canales de piedra o evitar que el calentamiento global empeore. Sin duda, la solución a largo plazo sería que todos empezáramos a usar energías renovables para cuidar del planeta.

Te puede interesar

Escribe un comentario