Los efectos negativos que provoca el deshielo en el planeta

Deshielo ártico

El cambio climático tiene poderosas y devastadoras consecuencias reservadas para nuestras generaciones futuras. De hecho, muchos de sus efectos ya lo estamos viendo a día de hoy. Sin embargo, los esfuerzos mundiales por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero aún no son lo suficiente y el deshielo de las grandes superficies polares como el Ártico es inminente.

¿Cuáles son las consecuencias que tendrían para el mundo el deshielo total del Ártico?

Registros de temperatura recientes

Desde el año 2014 que se registraron temperaturas medias globales más altas desde que se mide, se han producido un casi un centenar de infecciones por bacterias del género vibrio. Este año 2014 ha sido valorado como el año más cálido desde que se registran las temperaturas. Entre las bacterias nombradas nos encontramos con las causantes del cólera en las costas de Suecia y Finlandia. Alguno de estos casos se dieron a unos 160 kilómetros del Círculo Polar Ártico. ¿Por qué puede afectar estas bacterias a latitudes cercanas al ártico?

Bacterias vibrio

Bacterias del género vibrio

Efectos del cambio climático que trastocan los ecosistemas

El cambio climático y sus efectos negativos están trastocando el funcionamiento y el área de distribución de muchas especies de flora y fauna. Las especies más vulnerables a estos cambios están asociadas a los trópicos y están emigrando hacia el norte debido al aumento de temperatura. Estas bacterias del género vibrio necesitan de altas temperaturas para sobrevivir bien y debido al aumento de las temperaturas a nivel global, pueden aumentar su área de distribución y sobrevivir en lugares de mayor latitud norte. La emergencia de enfermedades y patógenos son sólo algunas de las consecuencias que tendrá el deshielo producido por el cambio climático.

Deshielo ártico

Hay que mencionar que el calentamiento global no se da por igual en todos los lugares del mundo. Hay regiones del planeta que por su localización geográfica se calientan más que otras. Por ejemplo, en el Ártico ocurre un efecto denominado amplificación ártica por el que el deshielo allí es más acusado que en otras regiones heladas. Esto se puede explicar de una manera más o menos sencilla: El deshielo en favor del agua reduce la capacidad de la región  de reflejar la radicación solar incidente. Es decir, el albedo terrestre disminuye al haber menos hielo que refleje la radiación y, por lo tanto, la cantidad de calor que absorbe el suelo es mayor. Esto hace que se caliente aún más la superficie y retroalimente el deshielo, lo que provoca que los patógenos puedan acceder a estas zonas más habitables y extenderse.

Extensión de bacterias

Aunque a estas bacterias no se les puede ver, las bacterias marinas son el principal componente de la biomasa de los océanos. Esta especie de bacteria nombrada anteriormente del género vibrio son patógenas. Otro peligro que tiene el deshielo es el derretimiento del permafrost de las franjas del norte de Siberia, Canadá y Groenlandia. Del mismo modo que mencionado anteriormente, al derretirse toda la capa de hielo del suelo, permite extenderse a este tipo de bacterias patógenas y provocar graves enfermedades.

Permafrost (suelo helado)

Permafrost (suelo helado)

Investigadores del CSIC encontraron en junio de 2015 ADN de virus hasta ahora desconocidos en lagos de Svalbard. Dos meses después se daba a conocer el desentierro de un virus de hacía 30.000 años atrapado en el hielo siberiano. Esto puede ser un grave problema para la sanidad en todo el mundo debido a que no se conoce bien el funcionamiento de este tipo de bacterias y el hecho de que puedan provocar nuevas enfermedades en los seres humanos.

La paradoja del deshielo y el cambio climático

El cambio climático derrite el hielo del Ártico y esto retroalimenta al cambio climático. Un amplio informe de las Academias de Ciencias de EE UU sobre los impactos globales del deshielo del Ártico de 2015 destacaba cómo la reducción del efecto albedo, la liberación del metano y el carbono atrapados en el permafrost o la alteración de la circulación oceánica intensificarán el calentamiento global. Y eso, probablemente, acabe con el hielo que quede en el Ártico.

 


Escribe un comentario