Los desiertos del planeta podrían ayudar a frenar el calentamiento global

Desierto de Mojave

Las zonas áridas, que suponen casi el 50% de la superficie terrestre, han sido sometidas a un estudio por parte de un equipo de científicos estadounidenses, el cual arroja luz sobre una de las grandes incógnitas del calentamiento global: el papel que juegan los desiertos en este proceso.

El estudio, publicado por la revista ‘Nature Climate Change’, indica que las zonas áridas ayudan a frenar el cambio climático, absorbiendo cantidades significativas del dióxido de carbono emitido a la atmósfera a medida que este aumenta.

El equipo se trasladó al desierto estadounidense de Mojave, donde expuso durante diez años a nueve parcelas de terreno a los niveles de CO2 actuales y a los previstos para 2050.

Cuando fueron a comprobar los resultados, los investigadores se encontraron con que las parcelas aumentaron su absorción del dióxido de carbono, lo que, desde luego, es una buena noticia en la lucha contra el calentamiento global y destaca la importancia de los desiertos para la misma.

El biólogo, Dave Evans, cabeza de la investigación, señala que a medida que aumentan las emisiones de CO2 de la atmósfera, también se incrementa la absorción de este gas por parte de las tierras áridas.

Sin embargo, los resultados del estudio, aunque esperanzadores, no son ni mucho menos concluyentes en lo que se refiere a este tema, ya que no ha tenido en cuenta las repercusiones que puede tener el cambio climático sobre la meteorología, como una variación de las precipitaciones o un aumento de la temperatura, tal y como apunta la propia revista.

Foto – flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario