Los Cirrocumulus

 

Cirrocumulus

Cerrando el apartado de nubes altas, junto a los Cirrus y Cirroestratus, nos ocupamos en esta ocasión de los Cirrocumulus o Cirrocúmulos. Este tipo de nube consiste en un banco, capa delgada o sábana de nubes blancas, sin sombras, compuestas por elementos muy pequeños en forma de granos, rizos, grumos, ondulaciones, unidos o separados y distribuidos con mayor o menor regularidad. La mayoría de los elementos tiene una anchura aparente < 1º.

 

Están constituidos por cristales de hielo, tienen un proceso de formación similar a los Cirrus y Cirrostratus. A diferencia de ellos, los Cirrocumulus delatan la presencia de inestabilidad en el nivel al que se encuentran, y que da a estas nubes su aspecto cumuliforme. Los Cirrocúmulos son una de las nubes más bellas y espectaculares, y también las más difíciles de presenciar, debido a su baja frecuencia en los cielos. Se encuentran al alturas de 7-12Km.

 

Salvo si aumentan considerablemente con el paso del tiempo no suelen indicar cambio de tiempo. Otras
veces aparecen asociadas a corrientes en chorro a gran altura (Jet Stream). No confundirlos con los Altocumulus, de apariencia similar pero más bajos, grises y con elementos constitutivos de mayor tamaño.

 

Son problemáticas de fotografiar, sobre todo si se quiere incluir un elemento terrestre de referencia, ya que
al estar constituidas por pequeñísimos “granos”, que no son distinguibles visualmente, excepto en la vertical
del observador, su fotografía debe hacerse en posición muy cenital. Un filtro Polarizador mejorará considerablemente
el contraste con el cielo.

 

Se pueden distinguir 4 especies (Stratiformis, Lenticulares, Castellanus y Floccus) y 2 variedades (Undulatus y Lacunosus).

 

Fuente: AEMET

 

Te puede interesar

Categorías

Fotografías, Nubes

A. Esteban

Mi nombre es Antonio, soy Licenciado en Geología, Master en Ingeniería Civil aplicada a la Obra Civil y Master en Geofísica y Metereología. He... Ver perfil ›

Escribe un comentario