Los bosques secundarios, principal arma contra el cambio climático en Sudamérica

Bosque templado

Las plantas tienen la capacidad de absorber grandes cantidades de dióxido de carbono, y expulsar oxígeno. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances, revela que los bosques secundarios son la principal arma contra el cambio climático en Sudamérica. Los árboles, arbustos y el resto de plantas que los componen absorben la cantidad equivalente a las emisiones de carbono de la actividad humana entre los años 1993 y 2014.

El papel que juegan los bosques tropicales en el cambio climático no está muy atendido. la prueba es que es que se hacen más estudios sobre deshielo que sobre la vegetación. Pero ésta tiene un papel muy importante, tal y como vamos a ver a continuación.

Lo primero, ¿qué son los bosques secundarios? Bueno, cuando hablamos de este tipo de bosques nos referimos a aquellas zonas que han sido reprobladas por plantas. Estas zonas antaño eran bosques vírgenes, pero el ser humano fue talando los árboles hasta que finalmente quedaron muy pocos o ninguno. La naturaleza, sin embargo, es muy savia, y poco a poco el verde ha vuelto a estos rincones del planeta. Rincones que llamamos bosques secundarios.

Gracias al estudio realizado por Robin Chazdon y su equipo, sabemos que estos bosques regenerados podrán capturar y almacenar grandes cantidades de dióxido de carbono, tanto es así que en los próximos 40 años la cantidad absorbida equivaldrá a la emitida por el ser humano en los últimos 20 años.

Bosque tropical

En total, diez países latinoamericanos concentran el increíble porcentaje de 95% del potencial de almacenamiento de carbono, liderados por Brasil, Colombia, México y Venezuela. Claro, si nada cambia. En el caso de que el ser humano quiera volver a talar las plantas, perderíamos lo que sin duda sería una oportunidad para combatir contra el cambio climática de una manera eficaz y, sobretodo, limpia.

Puedes leer el estudio aquí (en inglés).

Te puede interesar

Escribe un comentario