Las morsas, nuevas víctimas del cambio climático

Miles de morsas

Si hace unos días os mostrábamos la impactante imagen de una osa polar desnutrida, en esta ocasión vamos a hablar de las morsas, las nuevas víctimas del cambio climático. Estos animales, acostumbrados a vivir sobre mares de hielo, se han ido aglomerando en el estrecho de Bering, la frontera marina entre Asia y América.

El deshielo, cada vez mayor, está poniendo en peligro la vida de estos majestuosos animales.

Las morsas viven en el Ártico, donde se posan sobre las enormes placas de hielo para tomar el sol, cazar. Sin embargo, debido a los cambios que ha ido experimentando el clima en estas regiones, de cada año se pierden 75 mil millones de toneladas de agua helada, según la comunidad científica. Una cifra muy elevada, que nos deja imágenes como esta:

Muir Inlet
La imagen fue tomada entre los años 1880 y 1890, en la costa este de Muir Inlet (Alaska). Se pueden ver numerosos icebergs, y personas que iban muy abrigadas.

Muir Inlet

Y en esta otra, tomada en el mismo lugar, en el año 2005. Ya apenas se veía nieve en las montañas más altas.

Hay una cosa que debemos tener en cuenta y es que, durante el verano es normal que el hielo retroceda, pero a medida que la temperatura media global va subiendo, cada vez es menor la extensión de hielo. Los polos son los lugares donde el cambio climático está causando más estragos, ya que a diferencia del resto del mundo, en estos países la temperatura ha ascendido 1ºC, y no 0’8ºC.

Morsa

Así pues, ¿qué futuro les espera a las morsas y a otros animales? Todo dependerá de cómo actuemos nosotros, la humanidad. Sólo queda esperar que los países de todo el mundo logren pactar un acuerdo para mitigar los efectos del cambio climático, y que las medidas que se tomen sean realmente las más adecuadas.

Te puede interesar

Escribe un comentario