Las flores y las mariposas ya no están sincronizadas debido al calentamiento global

Mariposa

En circunstancias normales, las flores salen prácticamente al mismo tiempo que las mariposas, ya que estos insectos necesitan alimentarse con néctar de las plantas para poder subsistir, además de para propagar la especie. El problema es que las sequías intensas de larga duración han hecho que ambas partes, tanto la flor como la mariposa, ya no estén sincronizadas.

El calentamiento global está empeorando las sequías en el Mediterráneo, hasta el punto de que las plantas, al no disponer de agua suficiente, florecen… cuando llueve, para lo cual han de esperar. Mientras esperan, la temperatura aumenta rápidamente, por lo que las mariposas salen antes.

Cualquier cambio significativo en el clima puede cambiar la vida diaria tanto de las plantas como de los animales. En el caso que nos ocupa, los momentos en los que las plantas están floreciendo y la salida de las mariposas se separan una media de 70 días, y aumentan en los años de sequía intensa, tal y como determinan investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), el Museo de Ciencias Naturales de Granollers (MCNG) y la Universidad de las Islas Baleares tras 17 años de estudio.

Tanto unas como otras se ven afectadas negativamente, pues las primeras se encuentran con menos alimento, y las otras pierden polinizadores potenciales.

Flor

Las mariposas dependen de las plantas, y no son especialmente exigentes una vez adultas: lo único que buscan es el néctar; eso sí, cuando se trata de hacer la puesta, entonces buscan una planta que cumpla una serie de características (que esté sana, que sea grande -las larvas tienen un apetito voraz-, y que tenga tallos y hojas tiernos). Este tipo de planta se llama planta nutricia, y si no dispone de suficiente agua para sobrevivir, la población de mariposas adultas podría verse disminuida.

Puedes leer el estudio aquí (en inglés).

Te puede interesar

Escribe un comentario