Las corrientes del Atlántico Norte se debilitan

Corriente Termohalina

Corriente Termohalina

Un estudio de la Nature Climate Change revela que lo que se conoce como la Circulación Termohalina, es decir, el sistema de corrientes marinas que transporta agua cálida desde los trópicos del Atlántico Norte hasta el otro extremo del globo, puede estarse debilitando debido al calentamiento global y el deshielo.

Stefan Rhamstrof del Instituto Potsdam para la Investigación del Clima y su equipo, han llegado a la conclusión de que ahora está más debilitado que en los últimos mil cien años, algo que podría deberse al deshielo de Groenlandia, al tener este océano más afluencia de agua dulce y fría procedente de la isla.

Esto supone un problema, ya que gracias a estas corrientes marinas, especialmente de la corriente del Golfo, en Europa disfrutamos de un clima templado al tener océanos que reciben agua calientes procedentes del Golfo de México. Además, la Circulación Termohalina ayuda a que haya una gran diversidad de fauna marina.

Las consecuencias, dijo Rahsmtorf, podrían ser sustanciales. Se notarían principalmente en el ecosistema marino, y por lo tanto también se vería afectada la pesca y las personas que viven del mar, o cerca de él. Y, además, la subida del nivel del mar provocaría que ciudades como Nueva York sufriesen inundaciones importantes.

Diferencia de temperatura en superficie desde 1901

Diferencia de temperatura en superficie desde 1901, de la Nature Climate Change

El impacto no será repentino. La Corriente Termohalina irá debilitándose poco a poco, a medida que el planeta se va calentando. Según Gerarld Meeh, científico del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, para que se produzca un cambio tan brusco es necesario una cantidad de agua dulce inmensa, y para ello el deshielo de Groenlandia tendría que acelerarse muy rápidamente, algo que considera improbable.

El Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos sugirió que se mantenga una constante vigilancia, para comprender mejor por qué las corrientes del Atlántico Norte se debilitan, y poder estar atentos a cualquier cambio brusco que pueda producirse.

Te puede interesar

Escribe un comentario