Las abejas están muriendo por intentar adaptarse al cambio climático

Abejas

Así lo confirma un estudio publicado en la revista Science, dirigido por Jeremy Kerr, quien es profesor de macroecología y conservación en la Universidad de Ottawa. Las abejas están muriendo. Hasta ahora, se creía que la población disminuía por el uso de pesticidas y/o por la introducción de especies invasoras, pero si bien es cierto que todo influye, el principal responsable es el cambio climático.

Estos insectos son muy importantes para las plantas, ya que sin ellos no habría polinización, y sin polinización no habría frutos. Por lo tanto, si las abejas desaparecieran, los seres humanos tendríamos que buscar la manera de polinizar las flores, o de lo contrario nuestra propia supervivencia estaría en serio peligro.

Lo más lógico sería pensar que, si estás en un lugar donde el clima no te es nada favorable, emigres a otra zona en la que sí te sientas a gusto. Pero esto no ocurre con las abejas ni con los abejorros. Y es que, a medida que el clima se calienta, estos insectos van perdiendo hábitat. A ello hay que añadirle lo que decíamos antes: el uso de pesticidas y la introducción de especies invasoras les están causando estragos. Por ejemplo, la abeja africana puede llegar a matar a la abeja mediterránea, la cual es mucho más pequeña. El problema es que la abeja africana no tiene depredadores en el Mediterráneo; así, su población se va extendiendo mientras que la de la abeja mediterránea va retrocediendo. Y este es sólo un caso entre muchos otros.

Para el estudio, los científicos examinar alrededor de medio millón de registros de 67 especies de abejorros desde principios de los ’90. Kerr, explicó que su territorio había disminuido cerca de 300km, al mismo tiempo que se aumentaba las emisiones de CO2 y la contaminación. Además, no consiguen relocalizarse como sí hacen las mariposas, con lo cual terminan muriendo.

Abejas en flor

Si no se disminuyen las emisiones de gases de efecto invernadero, muchas plantas y animales se verán en peligro de extinción.

Te puede interesar

Escribe un comentario