La región mediterránea podría convertirse en un desierto

playa-de-malaga

España es un país especialmente vulnerable al cambio climático, sobretodo la parte sur y sureste, es decir, la región mediterránea. En esta parte del mundo, la temperatura media podría aumentar tanto que para final de siglo en el peor de los casos se pasaría de tener paisajes típicamente mediterráneos, a tener un paisaje desértico según un estudio realizado por los investigadores Joel Guiot, de la Universidad de Aix-Marsella, y Wolf Cramer, del Instituto Mediterráneo para la Biodiversidad y Ecología (IMBE), y publicado en la revista Science.

Ambos, tras haber utilizado datos históricos y modelos informáticos, prevén un futuro nada halagüeño para el mediterráneo.

Los investigadores evaluaron tanto las situaciones con altos niveles de dióxido de carbono en la atmósfera, como aquellas en las se mantuvieran la temperatura dentro del objetivo del acuerdo de París sobre el cambio climático, el cual establece un máximo de 2ºC respecto a los niveles preindustriales.

Así, han podido averiguar que, en el peor de los casos, para final de siglo las temperaturas aumentarían 5ºC en todo el mundo, lo que provocaría que los desiertos se expandieran por el sur de Europa. Pero, en el caso de que las emisiones se mantuvieran dentro del nivel objetivo del acuerdo de París, los desiertos también se expandirían, de modo que en la región mediterránea se viviría una situación que no se tuvo en los últimos 10.000 años.

Sequía en España

Los investigadores han llegado a estas conclusiones estudiando los registros de polen para medir el efecto que las temperaturas tuvieron sobre las plantas en los últimos 10.000 años. Así, afirman que la vida vegetal mediterránea se irá desplazando hacia el norte a medida que las temperaturas vayan aumentando, ya que, si bien son muy resistentes a la sequía, no podrían sobrevivir en un desierto.

Para evitarlo, es necesario que se tomen medidas para disminuir las emisiones de CO2, con el objetivo de que las temperaturas no suban más de 1,5ºC.

Puedes leer el estudio aquí (en inglés).


Escribe un comentario