La preocupante desaparición de hielo en el Ártico

Mínimo de hielo ártico en Agosto
En una teleconferencia organizada esta semana por la Organización Climate Nexus, se abordó la influencia que podría traer la alarmante disminución de la Banquisa Ártica en los últimos años, en el clima del Hemisferio Norte a corto plazo.

La Banquisa Ártica marcó el pasado mes de agosto un nuevo mínimo histórico desde que en 1979 se empezara a medir su superficie vía satélite. De momento, no se ha iniciado la lógica recuperación de hielo, con la llegada del otoño, por lo que está por conocer cuál será finalmente el nuevo récord.

Mientras tanto, la comunidad científica no deja de plantearse qué consecuencias inmediatas puede tener una disminución tan rápida y drástica de la superficie helada en el Polo Norte. En la teleconferencia de prensa que citamos, se reunieron tres expertos en la materia que vertieron sus opiniones al respecto.

Jennifer Francis, investigadora en el Instituto de Ciencias Marinas y Costeras de la Universidad de Rutgers, comentó que “muy probablemente el invierno de 2012-13 será muy interesante” mostrándose convencida de que “la disminución del hielo del Ártico, que actualmente ocupa la mitad de superficie que hace 30 años, está vinculada a los duros inviernos de 2007 o 2011 en extensas áreas habitadas de Norteamérica o Europa.”

En su opinión, el clima se está extremando en los últimos años en esas zonas. Como ejemplo puso las recientes y prolongadas olas de frío en Europa, las fuertes nevadas en el noreste de EE.UU. y Alaska, y las olas de calor en Rusia o el Suroeste de Estados Unidos.

Por su parte, Peter Wadhams, Profesor de física en el océano de la Universidad de Cambridge, señaló como hace décadas, el hielo presente en otoño e invierno tenía muchos años de vida, mientras que ahora la tasa de destrucción y reconstrucción año a año es exagerada. Es enorme la cantidad de hielo que se crea y se funde temporada tras temporada.

Condiciones climáticas persistentes

Tanto Wadhams como Francis indicaron que el calentamiento y enfriamiento de las aguas del Océano Ártico han ralentizado el movimiento de la Corriente en Chorro, por lo que las condiciones climáticas pueden persistir durante períodos más largos de tiempo sobre una misma zona. Se podría decir que el clima se mostraría ‘atascado’.

A este respecto se comentó en la teleconferencia: “Si usted vive en un lugar seco, con cielos soleados y días agradables es genial si dura unos pocos días. Pero si se alarga algunas semanas, entonces empezaremos a hablar de una sequía” dijo Francis. “Si usted vive en una zona con un patrón de lluvias que se alarga de forma exagerada en el tiempo, entonces aquello se convierte en una situación que podría dar lugar a una inundación.”

Añadió Francis que a consecuencia del calentamiento del Ártico tendremos un clima más severo el próximo invierno, pero que es imposible predecir cuándo y dónde ocurrirán los eventos meteorológicos.

Más información – La NASA constata la disminución de hielo perenne en el Ártico

Fuente – Cazatormentas

Te puede interesar

Escribe un comentario