La población está más concienciada del cambio climático que los gobiernos

Agricultor

Y no es para menos, ya que ellos son los que tienen un poder adquisitivo mayor. El cambio climático nos preocupa a todos, pero aún más si cabe a la gente de a pie, que ve cómo no se toman las adecuadas medidas mientras que el tiempo va pasando, y las consecuencias se van agravando.

Las ciudades y pueblos deben de poder adaptarse a los cambios que se avecinan. Dentro de poco más de una década, para el 2025, se estima que la temperatura global aumentará entre 2 y 2’5 grados. En el hemisferio norte, como vimos recientemente, esta temperatura puede ser hasta 4 grados más alta.

Los fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas torrenciales, sequías o el incremento de las temperaturas, tendrán un gran impacto en las ciudades, ya que pueden causar daños materiales, pero también humanos. Así, el urbanismo ha desarrollado el concepto de ”ciudades resilientes”, explicó Margaretha Breil del Centro Euromediterráneo para el Cambio Climático, en una conferencia del VI Congreso Europeo sobre Eficiencia Energética y Sostenibilidad en la Arquitectura y el Urbanismo. Las ciudades resilientes son aquellas que tendrán la capacidad de resistir, adaptarse y recuperarse de los cambios que se avecinan.

Breil dijo que no se pueden limitar a reconstruirlo todo, sino que se deben de mejorar preservando las funciones. Y es que los núcleos urbanos son especialmente vulnerables, al tener una demanda muy alta de agua y ser uno de los lugares donde más polución atmosférica hay.

Sequía

Para Breil, es un hecho que la población está más concienciada del cambio climático que los Gobiernos. Un ejemplo de ello podemos verlo en las múltiples manifestaciones contra el cambio climático que se han llevado a cabo en diferentes partes del mundo, mientras que los Gobiernos suelen demorar la implantación de las medidas acordadas. Añadió que la adaptación hacia un modelo resiliente debería de dar más peso a las autoridades locales, ya que de otro modo tendríamos muchas dificultades para hacer frente a las consecuencias del calentamiento global.

Te puede interesar

Escribe un comentario