La guerra contra el cambio climático ha empezado muy tarde

Erik Solheim durante el Fórum de Medio Ambiente de Brasil

Erik Solheim (OCDE) durante el Fórum de Medio Ambiente de Brasil

“No está claro que podamos vencer la guerra del cambio climático, hemos empezado tarde, muy tarde”, aseguró ayer Bill McKibben, uno de los mayores expertos mundiales del calentamiento global, en el Fórum de Medio Ambiente que se está celebrando estos días en Brasil. El estadounidense tiene sus dudas sobre si el ser humano todavía está a tiempo de frenar un cambio que comenzó con la Revolución Industrial y sobre el que se ha tardado demasiado en poner sobre alerta.

No obstante, McKibben deja abierta una ventana a la esperanza, aunque alerta de que ya sólo existe un único camino posible. Haciéndose eco de la opinión de los científicos, el activista recuerda que para evitar “una gran catástrofe, el 80% del carbón del petróleo y del gas natural deben permanecer en el subsuelo”. Sea o no demasiado tarde, el ser humano está en la obligación de intentarlo. Sin embargo, el poder que ejerce la industria de combustibles fósiles es una enorme traba para la consecución de dicho objetivo, aunque McKibben animó a la sociedad civil y, por supuesto, a las autoridades a parar los pies de una vez por todas a dichas compañías, que se están enriqueciendo a costa de destruir un mundo que nos pertenece a todos. Y no tienen ningún derecho.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos?

El cambio climático está causado por la quema de petróleo, carbón y gas, así que hay cientos de gestos en nuestra vida diaria que ayudarían a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, como utilizar el transporte público en lugar del coche o comprar alimentos y otros productos de procedencia local en lugar de los que vienen de países lejanos, ya que las emisiones del transporte son una de las grandes culpables del calentamiento global.

… ¿Y los gobiernos?

En el Fórum Mundial de Medio Ambiente se lanzó una idea que parece un buen punto de partida para el que debe ser el papel protagonista que tienen que desempeñar los gobiernos en la lucha contra el calentamiento global. El director del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la OCDE y exministro noruego, Erik Solheim, pidió que se eliminen los subsidios a la industria de combustibles fósiles y se otorguen a todas aquellas empresas que contribuyan al mantenimiento del medio ambiente.

Te puede interesar

Escribe un comentario