La deforestación contribuye a empeorar el calentamiento global

Deforestación

A medida que la población humana aumenta, también lo hace la demanda: se necesitan más viviendas, más muebles, más papel, más agua, más comida, entre otras muchas cosas. Para satisfacerla, se ha optado desde hace muchos años a deforestar los bosques, uno de los pulmones de la Tierra pues absorben el dióxido de carbono y emiten oxígeno a la atmósfera, que como sabemos es el gas que necesitamos para respirar y, por lo tanto, para vivir.

La deforestación contribuye a empeorar el calentamiento global. Pero, ¿cómo?

Dos estudios publicados en la revista científica Science revelan que la tala de árboles aumenta la temperatura superficial más de lo que se creía. El primero de ellos, del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea, describe cómo la deforestación afecta al flujo de energía y agua entre la tierra y la atmósfera, como ya está ocurriendo en las regiones tropicales.

En el caso del segundo, elaborado por el investigador Kim Naudts del Laboratorio de Ciencias del Clima y el Medio Ambiente en el Instituto Pierre Simon Laplace (Francia) y su equipo, se demuestra que aunque la cobertura arbórea en Europa está aumentando, el hecho de que se planten sólo ciertas especies ”está provocando un efecto cascada contraproducente”. Desde el 2010 un 85% de los bosques europeos están gestionados por los humanos, pero unos humanos que tienen predilección por aquellos que tienen un mayor valor comercial, como los pinos las hayas. Los bosques frondosos se han reducido en 436.000km2 desde al año 1850.

Anomalías temperatura

Cambios en la temperatura debido a la mala gestión de los árboles.

La sustitución de bosques frondosos por montes de coníferas ha provocado cambios en la evapotranspiración y el albedo, es decir, la cantidad de energía solar que es reflejada nuevamente hacia el espacio exterior. Unos cambios que están empeorando el calentamiento global. Según los autores, los marcos climáticos deberían tener en cuenta el manejo del suelo, así como su cobertura para que las predicciones sean más precisas.

Sin plantas el ser humano no tiene ninguna posibilidad, por lo que es importante que se tomen las medidas necesarias para no terminar viviendo un planeta casi desértico.

Te puede interesar

Escribe un comentario