El inesperado aliado del Ártico: el dióxido de azufre

Mar Ártico

Es curioso que el dióxido de azufre, que se genera por las actividades humanas, y que además es el responsable de la muerte prematura de más de 3 millones de personas en todo el mundo, se haya convertido en el aliado inesperado del Ártico al no permitir que el hielo se derritiera tan rápido como cabría esperar hasta la década de los 70-80. Pero la cosa va más allá, porque según un estudio publicado en la revista Nature Geoscience, Europa tendría mucho que ver en esto.

Este gas, a diferencia de los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono por ejemplo, enfría el planeta Tierra, ya que se transforma en ácido sulfúrico en la atmósfera, y se condensa formando partículas suspendidas que reflejan parte de la radiación solar. Al reducir en el Viejo Continente las emisiones de dióxido de azufre en los últimos 30-40 años, la región polar ártica se ha ido calentando más rápidamente.

Las consecuencias de este deshielo pueden ser graves. Hay que tener en cuenta que el Ártico contiene grandes reservas de agua dulce, y si se pierden las capas de hielo de forma permanente, lo que puede ocurrir es que el nivel del mar suba, poniendo en peligro la vida de millones de personas que vivan en las costas de todo el mundo.

Lamentablemente, no se puede saber cuánto tendría que subir la temperatura media global para que esto se produjera -lo cual sin duda podría ayudar a la humanidad a evitarlo-, lo que sí se sabe es que cuanto antes empecemos a usar las energías renovables, menos graves serán las consecuencias que tengamos que afrontar.

Montañas del Ártico

El calentamiento global es un problema que no se comprende al 100%. Pero poco a poco, entendiendo los sucesos que ya están ocurriendo, podremos encajar las ”piezas” de este puzzle que parece ser que será más complicado de lo que parece, pues solucionar unos podría agravar otros.

Puedes leer el estudio aquí (en inglés).

Te puede interesar

Escribe un comentario