Huracán Sandy, primer aniversario: mucho por hacer, mucho por aprender

Sandy

Inundaciones provocadas por Sandy en Nueva York

 

Un año después de Sandy, huracán que alcanzó las costas estadounidenses el 29 de octubre de 2012, se ha organizado una vigilia para conmemorar la gran inundación que obligó a detener la frenética actividad de la ciudad de Nueva York y puso de manifiesto las abismales diferencias económicas que separan a los habitantes de la misma.

Sandy no estuvo acompañado de lluvia, las graves consecuencias se debieron a una crecida brutal del nivel del mar que anegó la ciudad de Nueva York desatando el cáos y la confusión durante más de una semana, inundándose los túneles del metro y la planta eléctrica que alimenta la parte sur de Manhattan. Solo entre los Estados de Nueva York y Nueva Jersey se contabilizaron 147 víctimas mortales y miles de personas quedaron aisladas.

 A pesar de los acontecimientos, hoy día, cuando se conmemora un año de esta tragedia meteorológica, queda mucho por hacer. Más de 20.000 hogares aún siguen en ruinas y unas 100 familias siguen vagando por habitaciones de hoteles, costeadas desde hace unos meses por la Cruz Roja.

Por otro lado, cientos de personas protestaron el 29 de octubre frente a la alcaldía, en apoyo a decenas de inmigrantes y residentes afectados por el huracán, que no han recibido suficiente o ningún tipo de ayuda, denunciaban a su vez las precarias condiciones en que viven varios inmigrantes, algunos desempleados y otras madres solteras que han tenido que vivir en pasillos.

Sin embargo, es posible que no se tenga en cuenta que Estados Unidos fue el último punto del tour de destrucción del huracán, que golpeó severamente las Bahamas, Cuba, República Dominicana, Jamaica entre otros países previamente a alcanzar la costa este de los Estados Unidos.

Por citar algunos ejemplos, Jamáica sufrió un apagón eléctrico que afectó casi a la totalidad del país, quedando además la infraestructura del país seriamente dañada, en las cercanías de Haití hubo al menos 50 muertos y millones de afectados, y en Cuba más de la mitad de las viviendas de su capital, Santiago de Cuba quedaron seriamente dañanas, generando costes de más de 8000 millones de dólares.

A un año de Sandy, hay muchas lecciones que deberíamos aprender de los habitantes del Caribe, como la tenacidad de los haitianos, que a pesar de afrontar un doble golpe (Sandy llegó poco después del terremoto que dejó más 100000 muertos y 3 millones de afectados), más de 300.000 personas colaboraron en la retirada de escombros, realizaron obras de protección de las terrazas fluviales contra posibles inundaciones, construyeron muros para evitar posibles derrumbes y aceleraron la reforestación de bosques y manglares, a fin de bloquear los vientos, los escombros y mitigar la escorrentía.

En Cuba los “centros de gestión de reducción de riesgos”, han ayudado a gestionar el impacto de los huracanes de manera sostenible. Hay que tener en cuenta que el país, ha sido azotado por al menos 20 huracanes y tormentas tropicales desde mediados de los 90 y solo registró un saldo de 56 muertes por el paso de Sandy, sufriendo la mayor intensidad del mismo. Esta cifra podría haber sido mucho más alta si estos centros no hubieran existido.

Por tanto podemos observar que países con menor capacidad económica pero mayor experiencia en cierto tipo de fenómenos pueden enseñarnos mucho en materia de prevención, reducción de daños y actuación temprana antes desastres naturales.

Mas información – Nueva York celebra Halloween para superar el miedo a “Sandy”Huracán “Sandy” deja al menos 11 muertos en CubaObama pide 50.000 millones para los afectados por el huracán “Sandy”

Fuente – revista humanum

Te puede interesar

Categorías

Huracanes

David Melguizo

Soy Geólogo, Master en Geofísica y Meteorología, pero sobre todo soy un apasionado de la ciencia. Lector habitual de revistas científicas de... Ver perfil ›

Escribe un comentario