Graves inundaciones en Bolivia se cobran la vida de al menos 59 personas

 

Inundaciones

Inundaciones

Mientras nuestra atención se centra en la inundaciones que se están producido en Gran Bretaña, merece la pena girar un poco la vista y fijarnos en lo que está sucediendo en Centroamérica. Dónde las graves inundaciones que están afectando a Bolivia se han cobrado ya 59 víctimas mortales y han afectado a 59.800 familias. Afectando a su vez a uno de los recursos claves del país como es la ganadería, acabando con la vida de al menos 108.000 reses.

Lo ocurrido en la región de Beni es algo nunca visto en Bolivia, dónde los servicios de emergencia informaron a la gente que se pongan a salvo antes de arriesgar su vida por salvar sus bienes. Incluso el gobierno ha tenido que suministrar embarcaciones a los ganaderos de la zona para que puedan salvar parte de su ganado. También se han visto afectadas La Paz y Cochabamba y aún hoy la situación no está controlada.

El responsable de lo que está sucediendo en Bolivia es la serie de temporales que castigan el país desde Septiembre y no dan tregua a sus habitantes de volver a la normalidad antes de que les castigue la siguiente tormenta.

Lo especial de este año y lo que lleva a dirigentes del país a denominarlo como tragedia nunca vista, es debido a que la estación de lluvias que suele comenzar en Noviembre se adelantó a Septiembre y lo que es peor, de acuerdo a los pronósticos del Senamhi (Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología – Bolivia) se extenderá hasta Marzo cuando en condiciones normales debería terminar en Febrero.

EL lado bueno de estas catástrofes es que despiertan el lado solidario. De acuerdo a las informaciones obtenidas, Brasil, Argentina, Colombia, Perú, España y Reino Unido así como organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina e incluso empresas privadas como la petrolera Repsol están aportando ayuda disponiéndose de más de 450 toneladas de ayuda humanitaria.

El aumento de la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos es un efecto directo del cambio climático y desgraciadamente los países que deben hacerse eco de ello no muestran intenciones en pro de reducir las emisiones a fin de ralentizar el cambio climático.

Mas información: Se confirma: lluvias en Reino Unido baten todos los récordsEl sur de Brasil sufre graves inundaciones

Te puede interesar

Escribe un comentario