Estrellas de mar, nuevas víctimas del cambio climático

Asterias rubens

Asterias rubens

La mayor amenaza que tiene actualmente la humanidad se está cobrando poco a poco una nueva víctima: las estrellas de mar. Estos curiosos animales acuáticos han sido protagonistas, seguramente, de la imaginación de todos los niños ya que además son de colores muy llamativos, muy alegres… que se van tornando marrones grisáceos hasta que finalmente deja de respirar.

Es habitual que se vaya a una playa para ver si la suerte te sonríe y encuentras una. Pero ya cada vez es más difícil verlas.

Esta catástrofe está causada, según un equipo de investigadores, por un virus que ya se encontraba presente en las aguas del Pacífico, llegando desde California hasta Alaska, pero que debido al incremento de la temperatura oceánica se puede reproducir con mayor rapidez, afectando así a un mayor número de ejemplares. Tanto es así que en algunos lugares hasta el 95% de la población de estrellas de mar se han muerto. Esta situación fue calificada de ”catástrofe” por Drew Harvell, bióloga de la Universidad Cornell estadounidense.

Harvell añadió que si las temperaturas del mar se mantienen altas, la probabilidad de que las estrellas de mar mueran es mayor, por lo que la rapidez con que este magnífico animal se está extendiendo sólo puede ser debido al cambio climático.

Asterias amurensis

Asterias amurensis

Sin embargo, los científicos aún no tienen muy claro por qué ocurre esto: no saben si es porque el calor las hace más vulnerables, porque el virus se vuelve más virulento, porque el ecosistema cambia o… por todo ello. Ahora, se centran en estudiar más en profundidad este fenómeno, analizando los datos que van obteniendo.

Es una lástima que, según dice Harvell, ninguna industria haya dado la alarma, ”porque no es un animal comestible”. Aunque, hay motivos para estar preocupados, pues Denny Heck, miembro de la Cámara de Representantes del estado de Washington, aseguró que la epidemia podría incluso afectar a la pesca.

Otra víctima más… Al final acabará siendo verdad aquello que dijeron los Indios Cree: cuando el último árbol sea cortado, el último río envenenado, el último pez pescado, sólo entonces el hombre descubrirá que el dinero no se come.

Te puede interesar

Escribe un comentario