Este verano el deshielo del Ártico podría igualar su máximo histórico del 2012

Deshielo Ártico

Este año 2016 parece que va a ser el de las historias y consecuencias del calentamiento global. No sólo estamos hablando de los récords en las temperaturas que se cree que habrá, sino también del deshielo del Ártico, el cual podría igualar al récord del 2012, año en el que se produjo la mayor pérdida de superficie registrada hasta la fecha.

Un equipo de físicos polares del centro alemán Alfred Wegener, presentaron sus cálculos en Viena durante la asamblea de la Unión Europea de Geociencia. Sus pronósticos se basan en la evaluación de datos por satélite. Unos pronósticos nada esperanzadores, ya que como explicó el físico Marcel Nicolaus, estos meses se ha generado poco hielo.

El año pasado el grosor del hielo del Ártico era muy reducido en comparación con otros años, por lo que es más que probable que este año la superficie de hielo marino se reduzca, como mínimo, 3’4 millones de kilómetros cuadrados, que es el récord del 2012. Pero podría ser mucho peor: ”si comparamos el mapa del grosor del hielo del invierno anterior con el de 2012, podemos ver que las condiciones de hielo actuales son similares a los de la primavera de 2012 y, en algunos lugares, el hielo es aún más delgado”, precisó Nicolaus.

Además de los datos del satélite CyroSat, que mide el grosor del hielo, también han analizado los datos procedentes de boyas con instrumental que miden la temperatura y la presión del aire. Así, descubrieron que en febrero la temperatura en la zona central del Ártico fue de hasta 8 grados centígrados más alta de lo normal.

Oso polar

El calentamiento global en el Ártico es un problema mucho más serio que en el resto del mundo por el llamado ”efecto albedo”, que mide la reflexión de la luz solar sobre la tierra. Cuando tiene valores muy altos, como en zonas de nieve, se da un efecto de enfriamiento al retener menos energía; por el contrario, si los valores son bajos, provocan un efecto de calentamiento. En otras palabras: cuanta menos superficie helada haya, más rápidamente podría subir la temperatura en el planeta.

¿Acabaremos viendo bosques de árboles en el Ártico?

Te puede interesar

Escribe un comentario