El terremoto que azotó el sur de Asia deja más de 2 mil heridos

Afganistán

Ayer día 26 de octubre del 2015, fue un día fatídico para tres países asiáticos: Afganistán, Pakistán e India. Un fuerte terremoto de 7’5 grados en la escala Richter dejó incontables pérdidas materiales, además de 300 muertos y más de 2.000 heridos.

Estas regiones son las más castigadas por el avance talibán, por lo que la pesadilla aún no ha terminado.

Los fuertes terremotos siempre dejan un escenario desolador, pero cuando hacen temblar los pueblos empobrecidos o con pocos recursos, y que además son el escenario de conflictos bélicos, la situación se complica aún más, ya que necesitas saber dónde están tus seres queridos en todo momento para mantener, en la medida lo posible, la calma, pero no resulta nada fácil tal y como dijo Omid Ghayoor, estudiante de la Universidad de Kabul (Afganistán): ”estoy intentando llamar a mi familia, pero las líneas no funcionan”.

El pánico se ve reflejado en los rostros de todos aquellos que notaron los temblores. Las casas y tiendas allí se construyen con ladrillos, adobe y madera. Materiales que un sismo de tal intensidad puede destrozar sin dificultad, por lo que permanecían en las calles tratando de buscar a su familia y amigos.

Afganos

Y, por si fuera poco, en las provincias se dejaron sentir varias réplicas sísmicas. La tensión pasó a convertirse en indefensión religiosa. ”¿Por qué el Profeta, paz y bendiciones de Alá sobre él, nos ha enviado esta maldición?”, se lamentaba uno de los transeúntes. Cuando necesitas creer en un Dios, y éste parece que ”te maldice”, la frustración que se puede llegar a sentir es muy intensa.

Los proveedores telefónicos no tardaron en colapsarse. Tuvo que pasar cerca de una hora para que se restablecieran. Fueron muchas las personas que se pudieron reencontrar con sus seres queridos, pero lo peor está por llegar: la llegada del invierno, con temperaturas inferiores a los 0ºC, y el avance terrorista que ha desplazado a miles de personas.

Te puede interesar

Escribe un comentario