El Niño está siendo alimentado por el cambio climático

El Niño

Tras haber pasado uno de los veranos más cálidos de la historia, parece que los problemas no terminan aquí. El fenómeno meteorológico de El Niño está siendo alimentado por el cambio climático, y no sólo eso, sino que los expertos dicen que, muy probablemente, será uno de los cuatro más fuertes desde 1950.

Los cambios que estamos viviendo en el clima han creado el escenario perfecto para que este fenómeno pueda intensificarse aún más.

El Niño, que tendrá su periodo de mayor intensidad entre octubre y enero, se ha ido fortaleciendo poco a poco y gradualmente. En parte parte gracias a que el mar se ha mantenido entre 1’3 y 2 grados más cálido de lo normal, superando así en un grado los umbrales de El Niño. Pero en algunas partes del mundo ya se están sintiendo sus efectos, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

En los próximos meses en lugares como África, Asia, Oceanía, además de en América Latina, serán testigos de fuertes precipitaciones que pueden dar lugar a importantes inundaciones, con episodios de sequía. Sin embargo, en los países afectados, al contar con más experiencia, ya se están tomando medidas preventivas, como en Perú.

Sequía

Pero… este último El Niño está ocurriendo bajo unas condiciones diferentes a las del anterior (1997-1998). Esta vez, es el cambio climático quien pone las reglas. En los últimos años se han producido muchos cambios: la temperatura media global ha ido subiendo, el deshielo se va acelerando, y el nivel de los océanos se va incrementando. Así, ”han emergido nuevos patrones, que están coincidiendo por primera vez con El Niño”, sostuvo David Carlson, jefe del Programa de Investigación del Clima de la OMM.

No saben qué pasará, pero creen que seguramente provocará un aumento de las lluvias en Sudamérica, y sequías en Australia, Indonesia, sudeste de Asia y sur de África.

Te puede interesar

Escribe un comentario