El lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia, se está secando

Lago Poopó

Los lagos generan un ecosistema natural impresionante. Gracias a ellos múltiples animales y plantas pueden beber el agua que tanto necesitan… y necesitamos. Sin embargo, no se puede negar la cruda realidad: el aumento de las temperaturas está reduciendo drásticamente las reservas de agua potable del mundo.

Ahora le ha tocado al lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia.

Este maravilloso lago, situado en los Andes bolivianos, tenía una superficie de 2 mil km2 en el 2010, pero ahora se ha reducido a una mínima cantidad, según dijo Víctor Hugo Vásquez, gobernador de Oruro. Si bien el cambio climático es uno de los causantes, hay otros como la contaminación minera o el desvío de afluentes a Perú para regar los cultivos. Antaño, en este lago de Bolivia había peces, gracias a los cuales podían alimentarse las comunidades indígenas de la zona; ahora sólo queda un cada vez más reducido charco.

Vásquez confía en que se pueda recuperar, pues ”el lago también ha tenido sus ciclos”, llenándose unos años y otros manteniéndose igual. Pero sin medidas de protección y conservación Poopó podría secarse completamente, por que las organizaciones civiles exigen que se haga todo lo posible para evitar llegar a esa situación.

Lago Poopó con flamencos

En el mundo hay muchos lagos que se están secando o que ya han desaparecido por completo. Varios de ellos se encuentran en América del Norte, como por ejemplo el lago Folsom, en California. Este estado ha doblado su población en los últimos años, y aunque sus reservas de agua en el 2014 se situaban en torno al 60%, lo cierto es que las escasas precipitaciones, los incendios y demás desastres naturales han provocado que cada vez sea más difícil producir alimento, por lo que el precio de los mismos ha subido.

Los recursos del planeta son limitados; teniendo esto en cuenta, es importante que se haga un buen uso de ellos.

Te puede interesar

Escribe un comentario