El despertar del Tungurahua

Volcán Tungurahua

El volcán Tungurahua, en Ecuador, ha dado luz a la oscuridad de la noche. Su nombre significa ”Garganta de Fuego” en el idioma quechua. Mide ni más ni menos que 5.023 metros de altura. Si bien lleva activo desde el 1999, las erupciones recientes han sido impresionantes, hasta el punto de que han dejado una nube de ceniza de unos 4.000 metros de altura sobre su cráter.

El estruendo debió de ser muy fuerte, pues incluso las casas cercanas retumbaron. Por el momento, lleva ya siete días seguidos en erupción.

La actividad del Tungurahua ha hecho que las poblaciones cercanas se mantengan en alerta, sobretodo después de que los vulcanólogos avisaran de que la actividad de moderada a alta, lo cual significa que sus impresionantes erupciones podrían suponer un peligro para las personas. Por si fuera poco, se espera que el volcán se mantenga igual de activo en los próximos días.

Este es uno de los ocho volcanes más activos del país. En los últimos años, ha causado más de un susto en el 2006, 2008, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014. Las cenizas expulsadas afectaron a varias provincias de Ecuador, como Bolivar o Cañar, hasta el punto de que las autoridades tuvieron que evacuar las localidades más próximas.

Volcán Tungurahua

Imagen – Juan Cevallos

El volcán Tungurahua es un estratovolcán, es decir, que tiene forma cónica y es de gran altura, que se caracteriza por tener erupciones explosivas. El Instituto Geofísico (EPN, Escuela Politécnica Nacional, de Ecuador), lleva estudiando su actividad y las de otros volcanes de los Andes y de las Islas Galápagos, ya que podrían representar una amenaza para la población.

Así pues, si estás por la zona, o si vas a viajar hasta Ecuador en los próximos días, es muy importante que no vayas a ver al volcán, al menos hasta que el riesgo haya pasado. Los volcanes son unas formaciones asombrosas, pero es conveniente mantenerse alejados de ellos cuando tienen erupciones tan fuertes.

Te puede interesar

Escribe un comentario