El desierto avanza debido al cambio climático y a una mala gestión del suelo

Desertificación

Con el aumento de las temperaturas y la necesidad de agua, empeora la ya de por sí mala gestión del suelo. Además, también hay que añadir que el uso de productos químicos no naturales pueden acabar con la microfauna que se encuentra justo debajo de nuestros pies: insectos que benefician a los cultivos; sin embargo, se ven seriamente amenazados con los pesticidas.

Así, hemos llegado a la siguiente situación: el desierto avanza. Cada diez años se desertifica una superficie equivalente a la de Sudáfrica. O lo que es lo mismo, cada diez años se pierden más de 12 millones de hectáreas de suelo cultivable.

Este es un tema que la ONU ha llevado a su Asamblea General, la cual ha contado con la participación de un centenar de jefes de Estado y de Gobierno para tratar de encontrar alguna solución, y evitar así que más tierra se quede estéril. Entre ellos, estaban los de la Unión Europea, quienes presentaron una iniciativa destinada a estudiar las consecuencias económicas de esta pérdida. Andris Piebalgs, comisario de Desarrollo de la CE, dijo que la degradación de los suelos es un problema que nos afecta a todos, pues la seguridad alimentaria y la biodiversidad se ven recupercutidas.

Aunque parezca lo contrario, la desertificación no sólo se ve en regiones con una nula pluviometría. Tanto es así que en la UE hay 12 estados que presentan alguna región con indicios de erosión, como por ejemplo los que se encuentran por todo el norte del mediterráneo.

Isla de Lobos

Desertificación en la isla de Lobos

En África el problema es aún más serio si cabe, pues ha perdido más de seis millones de hectáreas de tierras agrícolas que, sumado a las bajas precipitaciones y a las consecuencias del calentamiento global, la FAO no ha dudado en proponer una alianza mundial de los suelos para proteger la seguridad alimentaria.

Hay que tener en cuenta que la población mundial aumenta, y según los expertos la producción de alimentos deberá aumentar en un 70% en los próximos 60 años para satisfacer la demanda. Por ello, se deben de hacer estudios científicos que puedan ayudar a la humanidad a hacer un mejor uso del suelo.

Te puede interesar

Escribe un comentario