El Castor y la serie de terremotos del Golfo de Valencia

Golfo_de_Le├│n_-_BM_WMS_2004_570x375_scaled_cropp

Durante los meses de Septiembre y Octubre de este año se produjo, en la zona del golfo de Valencia, frente a las localidades de Vinaroz, Benicarló y Peñíscola, una serie de terremotos de baja intensidad que llegaron a alcanzar una magnitud de 4,2 grados.

Teniendo en cuenta que estamos ante una zona históricamente poco activa sísmicamente, además de los datos de determinación de la fuente obtenidos (NW-SE semi-paralelos a la falla oriental de la Amposta), hace pensar que el origen de la serie registrada no está directamente relacionado con causas naturales.

Los últimos estudios realizados, parecen decirnos que la causa está en el yacimiento de Amposta. Conocido por la extracción de hidrocarburos años atrás, dejó cámaras subterráneas vacías que desde mediados de este año se están rellenando con gas natural en lo que será una Reserva Estratégica del Estado. Este es el almacén conocido como El Castor (gestionado por la empresa ACS) y está destinado a convertirse en la mayor reserva gasística del país teniendo capacidad para 1,3 millones de metros cúbicos.

Parece ser que la explicación más lógica para este proceso sería la siguiente: el gás inyectado actúa como un fluido pudiendo reactivar fallas inactivas, tiene una sencilla explicación que consistiría en que el gas se introduce en las fracturas ya existentes en la zona, reduciendo la resistencia física del sistema y haciendo que estas se movilicen, liberando energía en forma de terremotos.

Aunque analizando el catálogo de los terremotos histórico del IGN, registrados en la zona, se observa que no hay datos de terremotos históricos catastróficos en el área, el mayor registró una intensidad V (Sentidos por todos en el interior de los edificios y por unos pocos en el exterior…se mueven y vibran pequeños objetos y puertas y ventanas) en Alcanar (Tarragona), otros estudios indican que estos pequeños terremotos “podrían ser las primeras señales de un fenómeno conocido como triggering donde podrían desencadenarse terremotos de mayor magnitud” como indica Federico Mansilla Núñez, geólogo experto en riesgos naturales.

Además “quizás no exista un correcto estudio del riesgo ambiental en esa zona, por lo que las consecuencias ante un posible fallo en el proyecto podrían ser alarmantes para las personas y el medio ambiente si estas no se tienen controladas” Carlos Velasco López, investigador en Ingeniería Ambiental.

Por otro lado tenemos las declaraciones del presidente del Ilustre Colegio de Geólogos (ICOG), Luis Suárez que defendió este tipo de almacenamiento, de los que existen 627 en el mundo y cinco en España, por ser “absolutamente necesario“, no obstante, ha admitido, no obstante, que en estos momentos “lo más importante es la seguridad de las personas” y ha apelado a la “administración y a todos los implicados” para tranquilizar a la población.

Lo que queda claro independientemente de las impresiones o declaraciones realizadas es que a partir de ahora la gestión debería estar muy controlada y hacer una valoración del control del riesgo y la planificación para determinar si el desarrollo del proyecto se está efectuando de la manera más segura, sostenible y sin riesgo para los ciudadanos y el medio ambiente.

Mas información –Los sedimentos marinos clave para entender cambios climáticos pasados,  Un tsunami canario amenaza Estados UnidosMadrid sufre terremoto de 3,4 grados

Fuentes – Sismicidad Golfo Valencia, proteccioncivil

Te puede interesar

Escribe un comentario