El cambio climático también afecta a perros y gatos

Gato

Con el incremento de las temperaturas los parásitos que afectan a nuestras mascotas pueden reproducirse durante casi todo el año, cuando anteriormente sólo ocasionaban problemas durante los meses cálidos de la primavera y del verano. Pero además de aumentar su población, también lo ha hecho su voracidad.

El cambio climático afecta también a perros y gatos, por lo que sus cuidadores no tenemos otra opción que estar atentos.

Otros años podíamos estar tranquilos en invierno, pero ahora las pulgas y las garrapatas lo tienen mucho más fácil para reproducirse. El 2015 fue el año más cálido de la Tierra en 136 años, con una temperatura media de 14’8ºC, y lo peor es que este año 2016 se prevé que rompa todos los récords. Esto supondrá que habrá que comprar insecticidas repelentes durante todo el año.

Una de las enfermedades que más preocupa es la del gusano del corazón, la cual se propaga por unos mosquitos que, si bien antes estaban limitados a las regiones tropicales, ahora están afectando a perros que viven en lugares que tienen el clima más templado. Por otra parte, los gatos solían tener el celo en primavera, pero debido al incremento de las temperaturas ha pasado a ser un ‘ritual’ de todo el año; lo cual quiere decir que habrá gatitos que, a menos que se lleven a castrar, al cumplir los seis meses de edad tendrán su propia descendencia.

Perro pastor

Y no sólo los perros y los gatos son afectados por el cambio climático, también las tortugas. Estos animales suelen hibernar durante el invierno, más o menos desde noviembre hasta abril, pero a medida que el clima se va volviendo más cálido poco a poco irán despertando antes. Y es que, ¿quién necesita descansar cuando el mercurio del termómetro marca los 21ºC?

Los cambios que estamos viviendo harán que tengamos que estar más pendientes de nuestras mascotas.

Te puede interesar

Escribe un comentario