¿El cambio climático propició la guerra de Siria?

Aleppo, Siria

Aleppo, Siria

¿Pudo el cambio climático propiciar la guerra en Siria? Recientemente un estudio publicado en el ”Proceedings of the National Academy of Sciences” ha indicado que la sequía que asoló el país entre el 2006 y el 2010, pudo haber sido una consecuencia del calentamiento global. Y que, además, este fenómeno pudo haber impulsado el comiendo del conflicto militar en el 2011.

También hay que añadir otros factores como la agricultura la cual estaba destruida en el norte de Siria, algo que obligó a muchos habitantes a desplazarse hacia las ciudades en busca de refugio, comida y agua.

Richard Seager, científico del clima en el Observatorio Terreste Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia y coautor del estudio, dijo que creían que la sequía no provocó la guerra de Siria. Sin embargo, si le sumamos los otros factores de estrés, pudo aumentar la tensión que ya se estaba sintiendo en la región.

Cada vez son más los estudios que sugieren que el clima extremo, incluyendo altas temperaturas y sequías, puede aumentar los casos de violencia, desde ataques individuales hasta guerras. Algunos investigadores, artículos periodísticos y otros informes estiman que el calentamiento global hará que la humanidad vea más conflictos.

En el periodo comprendido entre el 2006 y el 2010, una sequía sin precedentes se extendió por todo el Creciente Fértil, es decir, que afectó a gran parte de Turquía, Siria e Irak. En parte debido a las prácticas no sostenibles y a la mala gestión del gobierno, Siria fue especialmente vulnerable.

Desde el año 1900 se estima que la temperatura media en dicho país ha aumentado de 1 a 1’2 grados centígrados, y que el nivel de precipitación se ha visto reducido a un 10%.

El calentamiento global ha tenido dos efectos importantes en Siria: por un lado parece que los vientos no llevan nubes de lluvia con la frecuencia de antes, y por otro la subida de las temperaturas han aumentado la evaporación de la humedad de los suelos durante el verano, haciendo que éstos estén secos durante más tiempo. Algo que ayudó a que la guerra de desatara.

Te puede interesar

Escribe un comentario