El cambio climático podría provocar medio millón de muertes en 2050

Campo seco

La situación climática que estamos teniendo actualmente podría suponer una seria amenaza para la vida tal y como la conocemos, ya que, como sabemos, las plantas necesitan agua para crecer y también para fructificar, pero el régimen de lluvias se está viendo alterado por unas temperaturas que no dejan de aumentar.

Según un estudio elaborado por un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) que se ha publicado en la revista The Lancet, el cambio climático podría provocar medio millón de muertes en 2050.

Como las plantas necesitan agua, y esta de cada vez escasea más, será más difícil producir alimentos como frutas o verduras. De esta manera, según los científicos, se incrementarían los casos de enfermedades no contagiosas, como cáncer, derrame cerebral o problemas del corazón. Además, calcularon que si no se tomaban medidas serias y eficaces para reducir las emisiones de dióxido de carbono, el cambio climático podría conducirnos a una reducción en la disponibilidad de alimentos de un 3’2% por persona, lo que equivale a unas 99 kilocalorías/día.

Pero aún hay más: por la falta de alimento, podríamos vernos obligados a comer hasta 14,9 gramos menos de frutas y verduras al día (un 4%), y 0’5 gramos menos de carne roja (0’7%).

Cultivo de maíz

Los países más afectados serán aquellos cuya población cuenta con bajos y medios ingresos, como en las regiones del Sureste de Asia o en el Pacífico oriental. Así, hasta tres cuartas partes de las muertes podrían ocurrir por cambios en la disponibilidad de alimentos en China (248.000) e India (136.000).

En Europa también sufriríamos las consecuencias. Por ejemplo, en Grecia se podrían producir 124 muertes por cada millón de habitantes, en Italia serían 89 por cada millón de personas, en Francia se estiman 32 muertes por millón, y en España hasta un 24 muertes por cada millón.

Por el contrario, si finalmente se lograsen reducir las emisiones, la disponibilidad de alimentos será cada vez mayor, por lo que el número de muertes relacionadas con la mala alimentación se reduciría drásticamente, situándose cerca de los 1,9 millones.

Así pues, vale la pena intentarlo, y cuidar del medio ambiente.

Puedes leer el estudio aquí (en inglés).

Te puede interesar

Escribe un comentario