¿El cambio climático nos obligará a cultivar transgénicos?

Transgenicos

Es un hecho que cada vez somos más los que habitamos este ”hermoso” (o lo era) planeta. Por lo tanto, la demanda de comida, vivienda, etc. también se está incrementando. Así, a medida que pasa el tiempo cada vez urge más tener un plato en la mesa todos los días. Y somos muchos, por lo que a menos que se tomen medidas drásticas, la hambruna será uno de los problemas más serios a los que tengamos que enfrentarnos, independientemente de dónde vivamos.

Esto es algo que se han puesto a estudiar un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois, liderado por el científico Stephen P. Long. Las conclusiones a las que han llegado no son nada alentadoras: si todo sigue igual, el cambio climático podría obligarnos a cultivar transgénicos.

Los transgénicos se inventaron para poder tener unas plantas resistentes a las plagas, pero también a los plaguicidas. Son plantas que dicen que alimentan, aunque se diferencian muy bien de las que no han sido tratadas. ¿Cómo? Muy fácil: Por el sabor.

Quien haya probado un tomate (o cualquier otro alimento) procedente de la agricultura ecológica sabrá que no hay otro sabor como ese. Es más caro que uno transgénico, debido principalmente a que para producirlo se ha tenido que gastar algo más de dinero para mantener a la planta sana y libre de plagas. Por este motivo, y debido al imparable crecimiento de la población, los transgénicos quizás pasen a formar parte de nuestra dieta. Una comida diseñada en el laboratorio la cual les enriquecerán aún más.

Maíz transgenico

¿Vale la pena privarnos de poder disfrutar de unos alimentos sanos y de calidad? Bueno, afortunadamente, también hay quien opta por copiar el microbioma (es decir, un conjunto de hongos, virus y bacterias que se encuentran en las raíces) de plantas más resistentes, como por ejemplo un equipo de científicos de la Universidad de Washington en Seattle y de la New Mexico Stte University.

De esta manera, el día de mañana es probable que, al menos, podamos escoger qué tipo de alimentación queremos tener.

Te puede interesar

Escribe un comentario