El cambio climático favorece la propagación de plagas

Mosquito tigre

Seguramente hayas visto algún insecto ”nuevo” en los últimos tiempos, y es que el cambio climático favorece la propagación de plagas. El incremento de las temperaturas está haciendo que sean varios los insectos que van migrando hacia países donde, en teoría, no deberían de estar. Pero, esa es sólo la teoría.

Lo cierto esto es que cada vez es más frecuente encontrar a estos ”vecinos” que pueden poner en riesgo nuestra salud, y también nuestros cultivos.

Unos de los más molestos es el mosquito tigre (Aedes albopictus). Originario del sudeste asiático, se vio por primera vez en el 2004 en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), pero de ahí empezó a colonizar gran parte del mediterráneo. Les encanta el clima suave y húmedo, pero tienen tal capacidad de adaptación que incluso se han detectado en Suiza.

A diferencia del mosquito común (Culex pipiens), el mosquito tigre actúa también de día, y se reproduce en ámbitos urbanos y privados. Y eso, sin contar con que no dudará en entrar dentro de las casas para picarte. Por si fuera poco, hay plagas que pueden poner en riesgo la salud alimentaria.

Langosta egipcia

En la actualidad, según una investigación publicada en la revista Nature Climate Change, entre un 10 y un 16% de la producción mundial se pierde por culpa de las plagas. Estas pérdidas podrían alimentar a un 9% de la población en todo el mundo.

Recientemente, se detectó la bacteria Xylella fastidiosa en el sur de Europa, un microorganismo que puede poner en peligro el cultivo del olivo, ya que se reproduce muy rápidamente, acabando con los árboles en muy poco tiempo. Y como estas plagas, hay otras, como por ejemplo el hongo del añublo del arroz, que está reduciendo dramáticamente los rendimientos de trigo en Brasil.

Si las plagas siguen migrando, la seguridad alimentaria global se verá seriamente amenazada.

Te puede interesar

Escribe un comentario